La entrada principal tenía dos torres y un paso elevado


Todos los expertos coinciden al señalar que el castro de Baroña aún está por descubrir, ya que las campañas realizadas han sido contadas. En la actuación de junio -que tan solo duró cuatro semanas- son muchos los avances que se hicieron. Sobre el terreno se pueden ver algunos, pero otros son de tipo científico. Concheiro señala que una de las partes que más enteros gana del asentamiento es la entrada principal: «Estamos casi convencidos de que tenía dos torreones y un paso elevado que los comunicaba. Además, en junio dejamos al descubierto el pavimento original y asentamos una escalera que hay en la muralla y que pensamos se utilizada para acceder a las torres. Esto aporta al castro una magnitud espectacular que lo confirma como un asentamiento de referencia en su día».

Otro de los objetivos logrados es concienciar a los visitantes de la necesidad de unificar las rutas de visitas en los diferentes barrios que forman este asentamiento. «La reordenación de las rutas que se hizo ha sido un éxito y la gente se adapta perfectamente. Hay una zona en la que se actuó fuertemente y que ahora es más segura. Aún así, la prueba de fuego, tanto de la restauración de la casas como de los caminos de acceso, será con la llegada de los temporales de otoño e invierno y su erosión», advierte Concheiro antes de recordar: «Por ahora hicimos algo, una pequeña parte, y queda una segunda de señalización. Aún así, son muchas las posibilidades que tiene este castro pero necesita continuidad y para eso es necesario seguir contando con el apoyo de las Administraciones».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

La entrada principal tenía dos torres y un paso elevado