Inolvidable Lise Davidsen

Antón de Santiago CRÍTICA MUSICAL

A CORUÑA

Concierto de la OSG en el Palacio de la Ópera. Imagen de archivo
Concierto de la OSG en el Palacio de la Ópera. Imagen de archivo EDUARDO PEREZ

14 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Había gran expectación en ver y escuchar a la nueva diva de la ópera, la noruega Lise Davidsen (1987), soprano de las que se llamaban «absolutas». Recital en dos estilos: el de la ópera italiana fiada al melodrama romántico, es decir, Giuseppe Verdi (1813-1901), y el de la música alemana: Beethoven (1770-1827), Strauss (1864-1949) y Wagner (1813-1883). Dos ámbitos idiomáticos y dos conceptos músico-dramáticos del romanticismo.

Lise Davidsen, a sus 34 años, muestra una madurez vocal y artística apabullante. Su voz es extensa, ancha y caudalosa y la domina con pericia técnica, lo que le permite fortes enérgicos y envolventes y medias voces y filados bellos y seductores. Voz bien apoyada en el fiato y en el resonador óptimo y perfectamente articulada. Fascinante.

Impactó con Tu che la vanità, largo monólogo ante la tumba de Carlos V. Otra secuencia de desamor y angustia: Desdémona, amenazada, reza el Ave-Maria. De la ópera La forza del destino, es el fragmento Pace, pace mio Dio. Leonora busca la paz en la muerte. Dramatismo, dolor, melancolía rezuma esta música de Verdi, a la que Davidsen aportó vis dramática, sentido lirismo y voluntad estilística en inspirados cantabiles. Lo que a todo cantante le otorga la aspirada cantabilidad.