Francisco Amaro Caamaño: «En la OSG encontré mucho talento, pero todavía más calidad humana»

FErnando Molezún A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

Un concierto en memoria de Susana Caamaño Delgado organizado por sus hijos reúne a grandes músicos de la ciudad

23 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Susana Caamaño Delgado falleció hace exactamente un año, el 23 de agosto del 2020. Sus hijos decidieron entonces rendirle un homenaje a esta heroína anónima, capaz de sacar adelante a una docena de vástagos e inculcarles un profundo amor por la música. Qué mejor manera de honrar su memoria, entonces, que con un concierto que arrancó como una cosa familiar y ha terminado convirtiéndose en uno de los eventos musicales del año. El próximo 4 de septiembre a las 21.00 horas, en la parroquia de San Francisco de Asís (Franciscanos), tendrá lugar ese concierto homenaje al que los impulsores han denominado Ange Adorable y que contará con la participación de músicos destacados de la Orquesta Sinfónica de Galicia. Todo con un fin benéfico, ya que el importe de las entradas (10 euros, a la venta ya en Ataquilla.com) se destinará íntegramente a la Asociación Párkinson Galicia-Coruña y la Asociación Agarimo. «El concierto es solamente fruto del amor y la admiración que los hermanos sentimos por nuestra madre, pero nos ha desbordado», explica Francisco Amaro Caamaño, hijo de la homenajeada y promotor de esta iniciativa musical.

-Están intentando devolver algo del legado que les dejó su madre.

-Tener una madre como la nuestra ha sido una bendición. Era una persona luchadora, que se quedó sola con doce hijos y que los sacó adelante, les dio estudios a todos y no dejó que ninguno se pusiera a trabajar. Una de esas personas que merece la pena conocer en este mundo. Bueno, lo que es una madre, al fin y al cabo. Y, entre otras cosas, adoraba la música. Ya cuando falleció vinieron un violinista y una violonchelista para despedirla con música. Y ahí ya nos propusimos hacer un pequeño concierto en el primer aniversario de su muerte.

-Y la cosa no ha parado de crecer.

-Tuvimos la suerte de contactar con Gandy, que es, además de un profesional, una gran persona. Nos ha dado un apoyo impagable en esta experiencia. Nos puso en contacto con José Trigueros, el director adjunto de la Orquesta Sinfónica de Galicia, y a través de él dimos con Alison Dalglish, viola de la Sinfónica, que empezó a removerlo todo hasta tener el concierto espectacular que ahora tenemos, porque contamos con los mejores músicos de la ciudad. Alison se lo fue contando a sus compañeros, que se entusiasmaron con el proyecto. Son una gente increíble. Toda la Sinfónica, porque también llegué a hablar con el gerente de la orquesta, Andrés Lacasa, y nos prestó todo el apoyo posible. En la Sinfónica he encontrado grandes músicos, mucho talento, pero todavía más calidad humana.