Pardo Bazán, la gran «influencer»

Sandra Faginas Souto
Sandra Faginas CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA

EDUARDO PEREZ

Lo relata magníficamente Blanca Rodríguez Garabatos en su libro, en el que destripa con todo detalle el dominio de doña Emilia en todo tipo de tejidos, patrones y complementos

29 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No sé qué haría doña Emilia Pardo Bazán si tuviera hoy Instagram, pero solo con ver la cartas que le enviaba a su comadre, Carmen Miranda, una ya se rinde a su calidad de influencer. Lo relata magníficamente Blanca Rodríguez Garabatos en su libro Emilia Pardo Bazán y la moda, en el que destripa con todo detalle el dominio de doña Emilia en todo tipo de tejidos, patrones y complementos. Son geniales esos dibujos de las prendas que se va a hacer o que le va a regalar a su comadre, que la escritora no duda en describir con la minuciosidad de quien sabe de la importancia de la estética en Marineda. En Coruña, cuenta, asiste durante los carnavales a cinco bailes en los que, en esas cartas a Carmen, replica, costura por costura, cada uno de los trajes que lleva para deleite propio y de una sociedad en el que las normas en el vestir reflejan toda una posición. Pero doña Emilia, más que una fashion victim, es una influencer que a través de sus historias aporta toda la potencialidad de la moda a la psicología de esas mujeres, que se van deshaciendo también de los corsés mentales que imponía la época. Mujeres que se van desnudando poco a poco de toda la carga textil que las oprime para poder ser quienes desean. Mi favorita es Feíta Neira, que prefiere que su padre se gaste el dinero en libros y estudios para ella en lugar de en todos esos vestidos increíbles que tiene por destino. Pero son muchísimas más las mujeres que Pardo Bazán nos hace llegar en sus escritos que, leídos con ojos del siglo XXI, se aparecen como heroínas solo por aguantar ballenas, aceros y varas de madera para salir a pasear por ese Cantón por el que hoy vamos en short, top y chanclas. A saber qué hubiera dicho doña Emilia de nuestro estilo de ahora. Ella nos hubiera hecho un buen traje.