Jugar sin poder pisar la raya

El covid-19 ha empujado a inventar nuevos juegos. O peor, a constreñir los de siempre en espacios limitados


Es un clásico infantil ese de ir caminando sin pisar las juntas de las baldosas de la acera. Y decir con musicalidad neneira: «¡El que pise raya pierde la medalla!». Ahora, el covid-19 les ha empujado a inventar nuevos juegos. O peor, a constreñir los de siempre en espacios limitados por esa palabreja que, desde la mentalidad de un crío de seis años, suena a entelequia todopoderosa: el protocolo. En los patios colegiales, otrora libres para la aventura, se han dibujado muchas rayas. Los críos no las pueden traspasar. De lo contrario romperían la burbuja. No puede ser. Lo dice, sí, el protocolo.

Las profesoras y los profesores vigilan en los recreos que no salgan de la parcelita pintada en el suelo. Le explican a los pequeños lo que parece un sinsentido que lucha contra su impulso primario de libertad. No se puede jugar al baloncesto, ni aunque te haya tocado una canasta en tu cuadrado. No se puede plantear un pilla-pilla. No se puede estar cerca de la niña de la clase de al lado, aunque sea su vecina. Luego, dentro, han de vigilar que lleven la mascarilla puesta, la que llega a casa sudada. También que se limpien las manos con el gel hidroalcohólico que llevan en las riñoneras. Y, por supuesto, enseñarles a leer, a hacer sumas, a hablar en inglés y a diferenciar en un mapa España de Portugal. Todo ello peleando, a veces, con los padres nerviosos que piden respuestas a preguntas que no se pueden contestar. No saben si habrá jornada completa o actividades extraescolares para poder ordenar una vida que lleva patas arriba desde mediados de marzo.

De vuelta a casa, tras escuchar al pequeño preguntando cuándo podrá jugar al fútbol, te abstraes. De pronto, escuchas las vocecitas: «¡El que pise raya pierde la medalla!». Y sonríes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Jugar sin poder pisar la raya