San Valentín en tiempos de «speed dating»

Encuentros de 7 minutos para encontrar pareja y ligoteo con apps de móviles. Los tiempos cambian y el modo de relacionarse también


Decía Morrissey, el líder de The Smiths, que el día de San Valentín era odioso ya que hacía sentir mal a mucha gente. Según él, tal sobredosis de corazones, rosas rojas y cupidos con arcos empujaban a los solitarios que no deseaban estarlo a tomar mayor conciencia de su situación. No contaba el cantante entonces con herramientas como las speed dating que proliferan en A Coruña con gran éxito. Cuando se publiquen estas líneas ya se habrá celebrado en el restaurante Fire Capitano la primera sesión de esos encuentros desenfadados en los que el aspirante puede encontrar «hasta 15 medias naranjas en citas de siete minutos».

«La gente se lo pasa bien. Si surge algo, bien. Y si no, también. Por lo que veo, al final hasta se crean pandillas, salen todos juntos y se hacen grupos de WhatsApp», señala Javier Corrochano, responsable del restaurante. La de ayer no es, desde luego, la primera vez. Tampoco la última: el 20 de febrero está programada otra sesión. Mientras tanto, esta noche las flechas se lanzarán en Cambre. En Casa Pita montan otro encuentro speed dating, coincidiendo precisamente con San Valentín. «La acogida ha sido brutal», asegura Mari Patiño. El pasado martes tenía «50 o 60 personas en lista de espera». La hostelera explica que a las mujeres les gusta más ese tipo de encuentros que los que apelan a apps de móviles. «Prefieren ver y hablar con el chico, pero a ellos sin embargo les da más vergüenza esta modalidad», señala.

Hay aquí, por tanto, una alternativa al Tinder que, al parecer, lo monopoliza todo. «Hoy si tienes más de 40 y te has separado todo está en el Tinder, no hay otra manera de ligar que no sea esa», me explicaba una amiga en el parque de Maestro Mateo. Y me ponía una lista de ejemplos de parejas exitosas salidas del algoritmo digital que desmienten la idea que uno pudiera tener de su eficacia. «¿Qué te vas a poner a los 40 y tantos salir de copas a ligar? ¿Con qué gente, si todas tus amigas tienen hijos y están casadas?», argumentaba. Y uno empezaba a recordar cómo eran las relaciones analógicas y sin límite de siete minutos.

Sí, aquella vez en 8.º de EGB que vi al guapo de mi clase esperar a la guapa de séptimo para decirle: «¿Quieres salir conmigo?». «Lo siento, es que no te conozco», contestó ella mientras el rostro de él se rompía de vergüenza. O cuando asomé la cabeza en Pachá y todo se movía en castas de colegios y rígidas relaciones sociales, que invitaban a salir corriendo y sin novia. También el momento en el que en Baroke apareció ese concepto llamado rollo, un noviazgo de una tarde que hasta su resolución nadie sabía lo que realmente era (a veces, acabar metido en una pelea). Me vi como alguien de otra era, no necesariamente mejor.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

San Valentín en tiempos de «speed dating»