El mar se lleva por delante coches aparcados en el dique de abrigo de A Coruña

En San Amaro las olas rebasaron el aparcamiento y en Riazor rompieron bancos e invadieron el paseo marítimo. La pleamar arrastró una gran cantidad de arena de la duna a la carretera

;
El mar se lleva por delante coches aparcados en el dique de abrigo de A Coruña En San Amaro las olas rebasaron el aparcamiento y en Riazor rompieron bancos e invadieron el paseo marítimo

A Coruña

Olas de 8 metros de altura barrieron desde este martes la costa de la ciudad con una violencia imprevista. La situación fue crítica en las inmediaciones de la torre de Salvamento Marítimo, donde el agua se llevó por delante coches que se encontraban aparcados al abrigo del muelle y acabaron en las rocas. «Terrible, yo nunca he visto algo semejante», comentaba un paseante al programa Voces de A Coruña, de Radio Voz. El autor del vídeo del Dique de Abrigo que se ha hecho viral en las redes sociales aclaraba en Radio Voz que lo grabó para sí mismo «porque me pareció algo espectacular y se lo mandé a un grupo de amigos nada más».

El oleaje estuvo a punto de engullir uno los turismos, un Seat Ibiza. Una barandilla que había en el lugar logró evitar que el vehículo cayese al mar. Posteriormente, fue retirado por grúas Garaboa y entregado a un taller de la ciudad. «Es común que les pase esto a los coches en este lugar. Suele pasar. Lo que ocurre es que la gente no es consciente de que esto sucede», señalaba una trabajadora de Salvamento Marítimo a Radio Voz. «Hay que conocer las mareas y los temporales. Nosotros trabajamos aquí desde hace muchos años y nunca hemos tenido un accidente», añadía otro empleado. El autor del vídeo del Dique de Abrigo que se ha hecho viral en las redes sociales declaró en Radio Voz que «lo grabé para mí y se lo mandé a un grupo de amigos nada más».

El mar también invadió el martes una zona ocupada por vehículos en San Amaro, y en Riazor volvió a cubrir la duna y alcanzar la calzada del paseo, tanto el martes como en la mañana de este miércoles.

El temporal persiste y la previsión para las próximas horas no señala una gran mejoría. Las olas, que este martes superaron los ocho metros de altura, según estimó un marinero desde el dique de abrigo, han comenzado a bajar durante este miércoles. Aunque el aviso ha pasado de naranja a amarillo, la alerta sigue activa en todo el litoral gallego por olas de entre cuatro y cinco metros. Según apunta Meteogalicia, la situación se mantendrán durante la jornada del jueves hasta las 18.00 horas, excepto en las Rías Baixas. A partir de ese momento, la alerta se vuelve a elevar a naranja en la provincia de A Coruña y Lugo con olas de hasta seis metros. Será además un día de nubes y de lluvias débiles, especialmente en la franja atlántica.

La arena llegó a la carretera este miércoles

El azote del temporal en las últimas horas ha dejado la duna en nada. Ha sido tal la cantidad de arena que ha llegado al paseo con la última pleamar de este miércoles, a las 6.20 horas, que las autoridades se han visto obligadas a cortar la circulación sobre las 7.40 horas entre Modesta Goicouría y la avenida de Rubine para evitar cualquier tipo de incidencia mayor. Esto ha causado importantes retenciones en toda esa parte de la ciudad. Los atascos llegaban, por un lado hasta el hotel María Pita y, por el otro, hasta las Esclavas. También se cortó el paso a los peatones. 

Los operarios de limpieza han tenido que limpiar la calzada con chorros de agua. Una vez que apartaban la arena hacia la acera la podían devolver al arenal mediante el uso de palas. 

El tráfico se comenzó a abrir a partir de las 8.20 horas, momento en el que las colas llegaban hasta Panaderas. El carril derecho en dirección a las Esclavas se mantenía cortado para continuar con la limpieza de la zona. Entre las 10.40 y las 11.25 horas se volvió a cortar el tráfico en dos carriles en la zona de las Catalinas para que los operarios de Cespa continuasen con las tareas de retirada de arena. La Policía Local indicó que durante ese período de tiempo no se registraron retenciones y que el tráfico fue fluido.

En la zona del Dique de Abrigo el tráfico, tanto peatonal como de vehículos, se cerró por el fuerte oleaje y solo se permitía por la mañana la entrada al personal que trabaja en la torre. A primera hora del miércoles seguía algún turismo estacionado en la zona y terminó mojado por varias olas que sobrepasaron de nuevo el muro de contencíon.

Por otra parte, también se ha producido a primera hora del miércoles un fallo en el alumbrado que va desde Matadero hasta la torre de Hércules. Una oscuridad a la que había que sumar la niebla que cubre A Coruña. 

Problemas en Oleiros

El temporal costero también azotó y causó estragos en Bastiagueiro, Oleiros. Personal del servicio municipal de limpieza acudió a primera hora de la mañana hasta la zona de la playa para retirar restos orgánicos, como ramas de árboles y otros objetos. Los operarios tuvieron que utilizar una sierra para cortar los troncos de gran tamaño.

Los estragos del temporal

;
Las olas sobrepasan la duna y crean una piscina delante del Playa Club Las olas sobrepasan la duna y crean una piscina delante del Playa Club
;
Los operarios retiran la arena desplazada por el oleaje en el paseo marítimo Los operarios retiran la arena desplazada por el oleaje en el paseo marítimo
;
Operarios municipales retiran los restos orgánicos que dejó el temporal en Bastiagueiro Operarios municipales retiran los restos orgánicos que dejó el temporal en Bastiagueiro

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El mar se lleva por delante coches aparcados en el dique de abrigo de A Coruña