Donde el río Monelos sigue siendo río

A CORUÑA

MANUEL RODRÍGUEZ

Del cauce que marcó la vida de la ciudad queda algún tramo visible en cuyo entorno pacen ovejas y picotean gallinas

02 feb 2020 . Actualizado a las 22:31 h.

-¿Buscaba algo?

-El río Monelos.

-El dueño de esa parcela dice que va por ahí debajo y sale allí, un poco más adelante.

Conversación a poca distancia del centro comercial Marineda City. Efectivamente, por ahí está uno de los pocos lugares donde el río Monelos sigue siendo río o al menos regato. El pequeño cauce discurre al lado de un prado en el que varias decenas de gallinas picotean el suelo en busca de alimento. Un gallo joven eleva su canto por encima del denso rumor del tráfico que llega de la avenida Salgado Torres, cerca de la rotonda de Eduardo Diz. Aquí y allá pacen ovejas, atadas, en esa franja verde bajo la cual discurre el oleoducto de Repsol. Una de ellas, tumbada, cuida de dos crías mientras la tercera, apartada del grupo, se levanta ante la presencia humana. Cojea. Más allá, también atado, un perro mira curioso y, con pereza, suelta algún ladrido de vez en cuando.

«Hai unha cuarta de río e o resto é fango». Es el resumen de uno de los vecinos de la zona en el documental Esquece Monelos, de Ángeles Huerta, que recoge la historia de este río. Lo estrenó hace tres años, fue galardonado con tres premios Mestre Mateo y cuando hace unas semanas se volvía a proyectar en el Fórum Metropolitano el local se llenó y hubo gente que se quedó fuera. «Pedide que se volva a proxectar, que nós non temos problema en facelo», animaba a los asistentes Isabel Risco en nombre de la asociación de vecinos Os Castros, Oza y Gaiteira.