Una pelea empaña la entrada del año nuevo en la ciudad

Varias patrullas de la Policía Local tuvieron que mediar en una reyerta multitudinaria en la ronda de Outeiro


a coruña / la voz

No llovió ni las temperaturas fueron gélidas. Fue la Nochevieja perfecta. Y cuando acabó la fiesta, los coruñeses regresaron a sus hogares bajo los rayos del sol. Hubiese sido más perfecta si no se produjese una pelea multitudinaria a la altura del 290 de la ronda de Outeiro. Fue lo único, pequeños incidentes aparte, que empañó la entrada del año nuevo. Al lugar se tuvieron que desplazar varias dotaciones de la Policía Local, que consiguieron apaciguar los ánimos y establecer un cordón de seguridad cortando dos carriles de circulación. Dos personas resultaron lesionadas de carácter leve.

No obstante, fuentes del Chuac confirmaron que la entrada del año fue «de las más tranquilas que se recuerdan». Hubo intoxicaciones etílicas, pero muchas menos que en años anteriores. También se produjeron algunos ingresos por contusiones y heridas de escasa relevancia que no obligaron a nadie a quedar hospitalizado. Desde la Policía Local también vienen a decir lo mismo, que la noche, pelea aparte y una riña familiar en un domicilio, no dejó sucesos graves.

Lo que sí hubo, y mucho, fue basura. Los jardines de Méndez Núñez volvieron a ser el epicentro del botellón y todo quedó sembrado de botellas, bolsas de plástico y vasos. Puede que este sea la última Nochevieja que se permitan los desmanes en esa zona. «Los jardines van a quedar liberados del botellón», aseguraba el pasado mes de septiembre en relación a este espacio la concejala de Bienestar social, Yoya Neira, reflejando el pensamiento y las intenciones de la alcaldesa y el equipo de gobierno.

La suciedad no se quedó solo en Méndez Núñez. La zona centro de la ciudad también amaneció llena de basura. En la calle Real, por ejemplo, apenas se podía caminar sin pisar los restos de la fiesta.

La ciudad volvió a dejar las estampas propias de esta larga noche, con la presencia de cientos de jóvenes regresando a sus hogares mucho menos elegantes de lo que habían salido horas antes. Y algunos, con unas copas de más. O durmiendo en cualquier esquina. Pero sin causar incidentes.

Las colas en las paradas de taxis y autobuses fueron otra de las imágenes de la mañana. «La gente cada día está más concienciada de utilizar el transporte público», comentan desde el Ayuntamiento. De hecho, solo se produjeron dos alcoholemias en un control conjunto de la Policía Local y la Guardia Civil en la Carretera de Baños de Arteixo. Y eso que se realizaron 350 pruebas de alcoholemia y drogas. Ya por la noche, los bomberos tuvieron que acudir a la zona de Casablanca para sofocar un pequeño incendio forestal.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una pelea empaña la entrada del año nuevo en la ciudad