Fomento tiene obras pendientes en la ciudad por casi 280 millones de euros

Alfonso Molina acumula años de retrasos sin licitaciones previstas a corto plazo


A Coruña / La Voz

El Ministerio de Fomento es, con diferencia, el organismo público que más cuentas pendientes tiene con la ciudad de A Coruña. En total, acumula 279 millones de euros de fondos comprometidos desde hace años y que ni se han ejecutado ni tienen fecha para hacerlo a corto plazo. De esa cantidad todavía no se ha licitado ni un euro.

La cifra podría rebajarse hasta los 230,5 millones si, como anunció recientemente el Gobierno, sale a licitación la parte de ferrocarril de la estación intermodal. Hace dos semanas avanzó que el ADIF se hará cargo de esos trabajos, pero que antes habría que aprobar el gasto en Consejo de Ministros. Ese último trámite todavía no se ha cumplido.

La mayor deuda de Fomento con la ciudad es la obra del tren a Langosteira, una inversión estimada de 140 millones de euros sobre la que no ha habido avances en el último año y medio. Lo último que se avanzó en esa actuación fue con el protocolo afirmado en abril del 2018 entre Xunta y Gobierno, acuerdo anulado poco después tras la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia. Esa actuación, desde entonces, no se ha movido y no se sabe cuándo se hará. 

La avenida, a la espera

Otra actuación largamente demandada en la ciudad es la ampliación de Alfonso Molina. La Marea demoró durante más de un año ese proyecto en el 2015, al rechazar el plan existente. Sin embargo, desde el verano del 2017 hay acuerdo sobre cómo ha de hacerse esa actuación. Lo que no ha habido desde entonces fueron pasos para llevarla a cabo. El proyecto se dividió en tres partes con la intención de agilizar las actuaciones, pero ni siquiera las más modesta, la construcción de la pasarela de Pedralonga, se ha puesto en marcha.

Menos novedades hay todavía con la ampliación del puente de A Pasaxe. El anterior Gobierno anunció esa inversión pero poco más se supo de ella, salvo que para poder ejecutarla tenía que pasar el trámite de información ambiental por su potencial impacto en la ría, algo que retrasará todavía más su puesta en marcha, para la que no se ha dado ninguna fecha.

En temas relevantes vinculados con la movilidad de A Coruña y su entorno el ministerio acumula también importante retrasos. El denominado vial 18, que unirá la tercera ronda con la autopista, tampoco tiene fecha de inicio en el calendario ni presupuesto asignado. Hay también un proyecto a información pública, pero por ahora no una previsión para pasar de los planos al asfalto. 

El paso del Sol y Mar

El soterramiento del paso por el Sol y Mar, en Perillo, es otra actuación largamente demandada y cuyos retrasos han generado críticas desde el Concello de Oleiros. La imposibilidad de realizar el giro a la izquierda desde la nacional hacia Perillo obliga a muchos conductores a dar rodeos para llegar a destinos como Sada, una situación de provisionalidad que se prolonga desde hace más de un año y a la que tampoco se le ve solución a corto plazo. Esa obra iba a costar 11,5 millones de euros, que tampoco están consignados.

Así, todas esas actuaciones suman 279 millones de euros. Hay más peticiones al ministerio, como la de ampliar la terminal de Alvedro y la instalación, de una vez por todas, de sistemas que faciliten el aterrizaje.

La Comandancia, la única inversión casi lista

La único inversión de Fomento que está prácticamente terminada en A Coruña es la reforma de las naves de la Comandancia, que serán un centro juvenil. El millón de euros que cuesta supone una cantidad mínima de todo lo que tiene pendiente el ministerio en la ciudad. Esa inversión también se inició con retraso, después de que Fomento anulara una primera licitación y tuviese que repetir el proceso de contratación meses más tarde. A finales de este verano la obra estará lista. 

Ningún avance para resolver qué hacer con la deuda del Puerto por Langosteira

Los 279 millones de euros que debe Fomento a la ciudad podría crecer hasta los 600 millones si se computa en esa lista la deuda del Puerto por la obra de Langosteira, que asciende a casi 300 millones de euros.

Todos los partidos han pedido en A Coruña el mismo trato que en Valencia y la condonación de esa cantidad, que hipoteca el futuro de los muelles interiores. El Gobierno sí condonará la de Valencia, pero no ha aclarado todavía qué hará en el caso coruñés.

Los puertos de interés general, como el de A Coruña, también dependen de Fomento, que deberá resolver ese problema para determinar el futuro de los muelles urbanos. Para ello también resulta necesario que se convoque la comisión de seguimiento de los convenios firmados en el 2004 para la construcción del puerto exterior, acuerdos en los que se establecía la venta de parte de los terrenos portuarios para pagar esa obra.

Esa comisión tampoco ha sido convocada pese a que Fomento, uno de los firmantes, podría haberlo hecho. Si no se resuelve a corto plazo qué se hará con la deuda de Langosteira, la Autoridad Portuaria podría empezar a tener problemas de liquidez para hacer frente a los pagos de los créditos suscritos para ejecutar las obras.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Fomento tiene obras pendientes en la ciudad por casi 280 millones de euros