Afectados por el caso de los pisos advierten que reclamarán por daños

Afirman que vendieron de buena fe y que el Ayuntamiento de A Coruña nunca manifestó dudas


A Coruña / la voz

Las tres propietarias de un piso de la calle Fe, que el Ayuntamiento de A Coruña adquirió por 51.480 euros para uso social, ya han advertido que exigirán una compensación si la operación se anula. En un escrito de alegaciones presentado el pasado mes de octubre, las tres vecinas anuncian que, de materializarse la anulación, exigirán «al menos, la devolución de todos los gastos incurridos en dicha venta, el pago de todos los gastos que ocasione la devolución del mismo, el lucro cesante por el tiempo que transcurra desde el día de la venta [rubricada a finales de diciembre del 2018] hasta el día en el que se nos devuelva efectivamente el mismo, una indemnización por la obra realizada por el Ayuntamiento en el piso a su gusto y sin contar con nuestra opinión, ya que tendríamos que rehacerla, además de daños y perjuicios».

También dicen que actuaron «cumpliendo todos los mandatos y requerimientos del Ayuntamiento, que «en ningún momento» les informó «de vicio alguno» hasta que les notificó el inicio de la reversión de la compra.

El citado piso de la calle Fe es una de las seis propiedades que el Ayuntamiento compró con el fin de dedicarlas a uso social, tras un concurso público en el que se produjeron irregularidades, aunque la Fiscalía ha decidido no denunciar por considerar que no suponen responsabilidad penal.

Las primeras que salieron a la luz afectaban a dos de las propiedades, situadas en las calles Santander y Joaquín Martín Martínez. Fueron ofertadas al Ayuntamiento por la misma persona, un firmante del manifiesto de la Marea al que el partido reconoció en público por su colaboración en los primeros días de la formación. Según la documentación del expediente, los dos inmuebles incumplían diversos puntos de las bases que regían el concurso. Pese a ello, el Ayuntamiento negó en un primer momento cualquier tipo de problema.

La insistencia de la oposición, en especial del PP, que convocó varias comisiones y plenos para tratar el asunto, obligaron al gobierno local a remitir los expedientes al Consello Consultivo. 

El proyecto estrella del 2017

Esa institución confirmó que se habían producido irregularidades que obligaban a anular las adquisiciones. Aunque en menor número que en el caso de los pisos del afín, esas anomalías afectan a otras tres propiedades.

Los dictámenes del Consello Consultivo convirtieron en un «fiasco» o un «fracaso», según los distintos partidos de la oposición, el concurso de compra de vivienda, que fue la propuesta estrella del gobierno local de la Marea para el año 2017.

En el presupuesto de aquel año figuraban 1,26 millones para la adquisición de inmuebles, pero la mayoría de los que se presentaron fueron descartados y al final solo compraron las seis propiedades mencionadas, por un total de casi 383.000 euros. De esa cantidad, 145.865 euros correspondían a los dos pisos adquiridos al firmante de la Marea.

Pero tras el paso por el Consultivo solo uno de los pisos, que costó 64.672 euros, no presenta posibles causas de nulidad. La incorporación de esa vivienda al parque municipal sería el único resultado positivo de un proceso cuyo coste está por determinar. Además de las propietarias de la calle Fe, también el firmante de la Marea ha advertido que reclamará una compensación por lo ocurrido, y todo indica que los demás propietarios seguirán sus pasos. Al posible gasto en esas compensaciones, aún indeterminado, habrá que sumar la inversión en las obras realizadas en los inmuebles, los gastos administrativos y otros.

A ese coste económico hay que sumar el político. El pleno ha pedido el cese de los dos ediles que participaron en el proceso, Xiao Varela y Alberto Lema, que no cumplieron esa orden y su posición se ha visto reforzada por la decisión de la Fiscalía de no denunciar lo ocurrido en el juzgado.

Un gobierno forzado a rectificar tras comprar inmuebles a un afín

Xosé Gago

Fue la oposición la que obligó a dar marcha atrás a las compras en un pleno que el alcalde no convocó en plazo

El caso de los pisos arrancó en enero del año pasado, cuando empezaron a conocerse las posibles irregularidades ocurridas en el proceso de compra. Esas anomalías fueron negadas una y otra vez por el gobierno local, que las atribuyó a una estrategia de «difamación». Toda la oposición le obligó a rectificar su decisión en un pleno celebrado el 11 de abril, cuando PP, PSOE y BNG, contra el criterio del gobierno local, votaron a favor de elevar al Consello Consultivo la compra de todos los inmuebles.

Ese fue el pleno convocado por el PP, al que el alcalde no quiso poner fecha. Superado el plazo, se la puso el secretario municipal. Esa decisión del funcionario, tomada en estricta observancia del reglamento del Ayuntamiento, pudo evitar problemas legales al regidor. El propio fiscal señala que el pleno «sí llegó a celebrarse», por lo que no se vio «frustrada» la petición de los grupos de la oposición, y de ahí que descarte la posible repercusión penal por prevaricación por omisión.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Afectados por el caso de los pisos advierten que reclamarán por daños