Hasta el cura hace «crowdfunding»

La parroquia del Carmen inicia una campaña de buzoneo pidiendo apoyo a los vecinos de los Castros para arreglar la iglesia. Han repartido ya 4.000 cartas


A Coruña / la voz

El crowdfunding, esa táctica de micromecenazgo colectivo que la Iglesia rural descubrió hace mucho, mucho tiempo, se ha trasladado también, sin abandonar el terreno religioso, a la ciudad. Para adaptarse al medio, en esta ocasión se ha ido más allá de colgar anuncios en la puerta del templo, el hórreo del atrio o cualquier soporte visible cada vez que las necesidades aprietan. El párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen, Fernando Isorna, sobrino del mediático y añorado padre Isorna, no dudó en aceptar el consejo de un feligrés y ha iniciado una campaña de buzoneo solicitando ayuda al vecindario de los Castros para pagar el arreglo de la iglesia.

El templo del Carmen, en la avenida del Pasaje, está en su ubicación actual desde 1984. Desde entonces «no se le ha hecho ninguna obra importante», apunta el vicario, José María Máiz, que atiende la iglesia junto a Isorna y al histórico padre Luis Cardeso. Él, que lleva doce años en la parroquia, ve en el buzoneo la única posibilidad de llegar a mucha gente «ahora que por los temas de la privacidad y la ley de protección de datos no podemos acceder a las direcciones de los vecinos». «Sabemos que hay mucha gente del barrio que solo usa los servicios religiosos esporádicamente, o que va a otras iglesias o incluso no practica, pero esta también nos parece que es una buena forma de mantener ese vínculo», añade Isorna.

Ya han repartido alrededor de 4.000 cartas en las calles más inmediatas, desde la avenida de Oza, a la de la Concordia, Vales Villamarín o la Merced, y lo han hecho entre un par de fieles colaboradores y otros cuatro que se encargaron de ensobrar y poner los cuños de la parroquia para que no cupiesen dudas de la procedencia. 

Humedades

«Lo más urgente son las humedades y la pintura», cuenta el párroco, que también ejerce de capellán en el Chuac. Espera Isorna recabar el apoyo del barrio para llevar a cabo una reforma que, como siempre que se empiezan obras, va subiendo de presupuesto a medida que pasan los días. «Empezamos contando con necesitar unos 10-12.000 euros para la pintura y la iluminación, pero al final empezamos a recoger ideas para pequeños efectos que mejorarán los servicios de la iglesia -explica- y necesitaremos unos 25.000», explica.

Quieren remodelar un brazo lateral del templo, hasta ahora inutilizado, «un rincón oscuro, que parece una cueva», describe, para convertirlo en una especie de despacho para conversaciones personales. «Ya tenemos una oficina, donde atendemos a la gente, pero más que nada para gestiones administrativas; necesitamos un sitio más confidencial, un gabinete de escucha y desahogo, de acompañamiento espiritual», se explica el sacerdote.

Puesto a obrar, le gustaría también al cura de los Castros mejorar la zona de la pila bautismal, embellecer las peanas de algunas figuras y, si es posible, incorporar nueva ornamentación a la imagen de la patrona que cada 16 de julio sale a las calles en su barca. «Nos gustaría -apunta- ponerle un panel grande para hacer presente una escena marinera». Si este peculiar crowfunding funciona como se espera, en uno o dos meses estará todo listo... si Dios quiere.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Hasta el cura hace «crowdfunding»