La Casa Cornide, el deseo de «la Señora»

Rodri García A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

Eduardo Pérez

El histórico edificio, cuyo precio rondaría los cuatro millones, fue sede municipal y colegio antes de pasar a los Franco

12 sep 2019 . Actualizado a las 21:48 h.

«Así se lo hemos explicado a Su Excelencia por ser la mejor fórmula ya que de esta forma no se hace una adjudicación directa de bienes que fueron del Estado al propio Caudillo». Así explicaba, en una carta, el secretario personal de Franco, Ricardo Catoira, al entonces subsecretario de Hacienda, Juan Sánchez-Cortés, el proceso de la subasta de la Casa Cornide por parte del Ayuntamiento de A Coruña para que acabara en poder de la familia Franco. La misiva la localizaron los investigadores Carlos Babío y Manuel Pérez, la han incluido en su libro Meirás. Un pazo. Un caudillo. Un espolio y desvela como, tras la operación, «los señores están encantados porque han logrado el deseo de tener una casa en La Coruña, para que cuando tenga que desplazarse la Señora no haya necesidad de abrir el Pazo de Meirás, que tantas molestias origina por lo grande que es esta Residencia y el número de criados y servidores que necesita».

El inmueble, que ahora está en obras para reparar el tejado y una de las terrazas, era colegio y dependía del Ministerio de Educación antes de que la familia Franco se interesara por ella. Como parte de la operación, relatan Babío y Pérez, dicho ministerio lo devolvió al Concello coruñés que, años atrás, había recibido el inmueble de los descendientes de José Andrés Cornide Saavedra y Folgueira, que había nacido en este edificio el 25 de abril de 1734. De hecho, cuando en 1809 las tropas francesas llegan a la ciudad, el conocido como Palacio de Cornide era la sede del Ayuntamiento.

Difícil valoración y otra venta

Sobre la posible venta de la Casa Cornide, desde varias inmobiliarias se muestran cautos acerca de su valoración. Y es que aunque la Ciudad Vieja tiene sitios en los cuales el precio de las viviendas puede superar los 3.500 euros por metro cuadrado, en el caso de un edificio histórico como este, con tres plantas y más de 800 metros cuadrados, la valoración podría tener en cuenta también su valor histórico. Así, aunque con muchas reservas, algunos expertos piensan que podría acercarse a los cuatro millones de euros.