Dani Martín triunfa en la reapertura del Palacio de la Ópera

Arranca una segunda vida para uno de los recintos de España con mayor uso al tener una ocupación de más de 305 días anuales

R. García
A Coruña / La VOz

«Localidades agotadas». Eso dice un letrero pegado en la taquilla. Se repite en la entrada principal. Había en el ambiente muchas ganas de Dani Martín. El artista madrileño es el primero en actuar en el Palacio de la Ópera tras las reformas efectuadas, que dotaron al recinto de casi 2.000 butacas nuevas. Poco se usaron. Sin decir nada, un simple gesto del cantante con las manos sirvió para que prácticamente todo el público emergiese del asiento y vibrase con su actuación, más acorde para otro tipo de recinto.

Rodeado de televisiones de tubo que, entre interferencias, retransmitían algunos de sus vídeos musicales, Dani Martín presentó ante sus fieles admiradores coruñeses La Montaña Rusa. Nunca un título hizo tanto honor a un espectáculo. Así fue su concierto, una ida y vuelta que combinó a la perfección temas rápidos y lentos. La introducción, con imágenes de combates de Mohamed Alí y mensajes motivacionales pregrabados por el propio cantante, también daba pistas a los asistentes de lo que les esperaba. El repertorio, que incluyó canciones de su etapa en El Canto del Loco, pasó por temas de todos sus discos y fue ampliamente coreado por sus fans.

Sin duda, la gran sorpresa de la noche fue descubrir que, cuando se encendieron las luces que desvelaron a los músicos en el escenario, junto a Dani Martín estaba Iván Ferreiro. El cantante vigués presentó al madrileño e interpretó junto a él Las Ganas. Si se puede poner un pero al redondo espectáculo ofrecido por Dani Martín, ese sería su estilismo. Tinte amarillo en el pelo y chaleco negro y fucsia, con camisa de topos blancos. A pocos le importaría; era más importante gritar a tumba abierta canciones como Peter Pan, París o Que se mueran de envidia. En esta última, su nuevo éxito, fueron los casi 2.000 asistentes los que se encargaron de cerrarla con sus voces.

Tras Una foto en blanco y negro y La suerte de mi vida, llegó el momento de los bises. Fueron dos, y concluyeron con Cero, Emocional y Los charcos para poner el brote a un concierto redondo.

La reforma más importante

Desde hace 28 años, la Sociedad de Fomento y Desarrollo Turístico perteneciente al grupo Comar gestiona el Palacio de la Ópera, después de una concesión municipal por 50 años. La renovación a la que acaban de ser sometidas las instalaciones es la más importante desde la puesta en marcha de las mismas, que en un primer momento funcionaron como palacio de congresos pero desde 1989 lo hace como un centro multiusos.

El cambio de las 1723 butacas del Auditorio, unas pocas menos que las que había antes de las obras, es el cambio más notable en unas dependencias por las que han pasado más dos millones y medio de espectadores y que han acogido más de 2.600 actividades. Además, es uno de los recintos de España que tiene un mayor uso, con una ocupación media que supera los 305 días anuales.

El principal usuario del Palacio de la Ópera es el Consorcio para la Promoción de la Música que lo ocupa hasta 200 días al año y por ello abona a los gestores del mismo un alquiler anual de 720.000 euros, más IVA. Este es uno de los motivos por los cuales el actual gobierno municipal ha empezado a negociar con la concesionaria la posible reversión de dicha concesión, aunque faltan 22 años para su conclusión.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Dani Martín triunfa en la reapertura del Palacio de la Ópera