Paseos de riesgo por el dique de abrigo

A pesar de las prohibiciones, hay personas que caminan por la parte alta del muro


A Coruña / la Voz

Pasando del prohibido pasar. Al final del dique de abrigo, en el entorno del faro, un cartel avisa de que no se puede subir al lomo de esta estructura. Para impedirlo hay un muro que tiene aproximadamente un metro de alto (donde huele a orines), una verja metálica y un gran arco verde que sirve de señal a los barcos que regresan a puerto de noche. Todo ello se lo saltan algunos paseantes para recorrer el kilómetro y medio que hay hasta llegar a la torre de control marítimo. También en este lugar un cartel prohíbe el paso, pero no siempre es respetado, a pesar de que es necesaria alguna peripecia para subir por un espacio en el que parte del hormigón ha sido cubierto con fibra de vidrio.

En los últimos días, las actividades de riesgo en esta zona se han centrado en las zambullidas en el mar de un grupo de jóvenes que saltaban desde lo alto de las instalaciones que la Universidad tiene en la zona. Pero también hay paseantes a los que les gusta el riesgo. Así, algún día de esta semana, poco antes del mediodía, un jubilado accedía desde el faro a lo alto del dique de abrigo y lo recorría aprovechando para hacer fotos con su teléfono móvil: buenas vistas a un lado y a otro. Durante el trayecto, el hombre se encontró con otros dos usuarios, uno de ellos, un submarinista que iba a por robalizas, y su acompañante que seguía la operación desde lo alto del dique. Es algo, explicaba este último, que hacen en algunas ocasiones, aunque lo normal es que vayan por mar. Estos días tenían los barcos en dique seco y no había más remedio que ir por tierra. También detallaba que solo pueden pescar en la parte exterior, ya que en la zona interior está prohibido. A ese exterior del dique, que cada cierto tiempo la Autoridad Portuaria rellena con bloques de dos o tres toneladas cada uno, acceden algunos enamorados para dejar mensajes mientras la cara interior, la protegida del viento, es utilizada cada día por los ciclistas que aprovechan el carril bici, por quienes corren, por los pescadores y, sobre todo, por caminantes. Todos ellos, menos amantes del riesgo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Paseos de riesgo por el dique de abrigo