Las anteriores visitas coruñesas de Sting 

Javier Becerra
JAVIER BECERRA A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA

Entrada del concierto de Sting en A Coruña en 1991
Entrada del concierto de Sting en A Coruña en 1991

El músico británico inauguró los grandes conciertos internacionales en el Coliseo en 1991, repitiendo visita en el Concierto de los Mil Años en 1993

14 jul 2015 . Actualizado a las 15:21 h.

«Y decir que este tío tiene la misma edad que mi padre!». El comentario brotaba de los labios de una jovencita en las primeras filas del Coliseo de A Coruña en el 1991. Era el 6 de junio y Sting ofrecía su primer recital en Galicia. No era usual que en la ciudad recalasen astros de ese nivel. Un año antes lo había hecho Prince, con la competencia de Madonna en Vigo. Delirios políticos de una época en la que todavía se podía vender el despilfarro como imagen de marca. El de ese Sting entonces cuarentón pero deslumbrando a las chavalas suponía la continuación del proyecto internacional coruñés. Para ello se había construido el Coliseo. 

Sting en A Coruña en 1991
Sting en A Coruña en 1991

Entonces no había consciencia de ello. Pero quizá aquella gira fue la mejor de la carrera de Sting en solitario. Venía con The Soul Cages (1991), un disco exquisito repleto de diamantes. El single All This Time, con el que abrió el recital, sonaba entonces a todas horas en la radio. Pero la verdadera magia del álbum residía en el enredador barroquismo de Mad About You, el éxtasis de The Wild Wild Sea y la  preciosa Why Should I Cry For You?, dedicada a su padre. Las interpretaciones de ambas rozaron lo sublime. Y lejos de la concesión sosa al nuevo material, brillaron como diamantes en la oscuridad dentro del grueso del repertorio. No, no venía aquí un artista viviendo del recuerdo, sino alguien con una obra vibrante. 

Respaldado por Dominic Miller, David Sancious y Vinnie Colaiuta, el rubiales repescó aquel día muchas de las canciones míticas de su trayectoria en solitario como Bring On The Night. Pero donde realmente hizo levitar a las 9.000 personas que se dieron visita en el Coliseo fue con sus invocaciones a The Police. Sonaron King Of Pain, Walking On The Moon y un final con Roxanne y Mensage In a Bottle que no se puede calificar de otro modo que no sea el de delirio. Con versiones de Jimi Hendrix de por medio y un Fragile final en el bis, Sting dejó al público encantado.