Unas cuentas con dos calculadoras

La oposición arremete contra las cifras del 2015, las más altas del actual mandato


a coruña/ la voz

Si la intervención en el último pleno de Roberto Coira había pasado a la historia por dedicar media hora a exponer un baño de cifras, la de ayer de Rosa Gallego pulverizó el récord. Fueron tres cuartos de hora en los que la edila, infatigable, hizo su peculiar hagiografía del presupuesto, repasando desde el alquiler de las cámaras de vigilancia en San Juan hasta los millones de la Marina. En el medio, todo -lo que sube, no lo que baja- para desgranar una ecuación que arroja como resultado final 252 millones de euros, un 3,2 % más que el ejercicio anterior, que lejos de levantar ovaciones, cosechó pullas y ataques por parte de la oposición.

Lo incontestable es que la previsión de ingresos es la mayor del mandato y que la ciudad es la primera de las gallegas en aprobar sus cuentas. Hay 7,7 millones más. La oposición, con todo, se concentró en recordar que solo la obra de la Marina se lleva 10,5 millones. El mensaje oficial pasaba por recordar que los fondos son para los barrios y por reiterar que «A Coruña es la ciudad más solidaria».

El portavoz de EU fue el primero en intervenir: «Rosa Gallego no país das Marabillas: o incremento é unha burda maquillaxe», dijo Santiso, rápidamente placado por Julio Flores, que recuperó el esplendor y el protagonismo perdido en su papel de guardameta del gobierno local en las últimas sesiones: «La calculadora del señor Santiso están sin pilas», apuntó.

A los números se remitió una vez más Xosé Manuel Carril huyendo de la lucha libre que frecuentan el resto de los grupos. Criticó el aumento de la deuda o el presupuesto para Tranvías que, dijo, se quedará pequeño: «Todo o que medra é polo préstamo que ven única e exclusivamente motivado para pagar o capricho da Mariña», dijo, y sacó sus propios recibos del IBI del 2011, 2012 y 2013 para dejar claro que de congelación impositiva, nada. También cargó, como el resto de la oposición, contra el uso de los beneficios de la empresa pública Emalcsa: «Non pode ser unha máquina de dar beneficios económicos», dijo, y pidió, como el PSOE, que se bajara el recibo a los vecinos.

«Soy su mayor fan», dijo por su parte la socialista Mar Barcón a Rosa Gallego, preguntándole irónicamente si habían desbloqueado el Ofimático y si no había recortes sociales. «Son los presupuestos de la capitulación», anunció, y apuntó que «con unas cuentas como las del 2015 no seremos referentes de nada».

Gallego también respondió a las críticas: «Van a votar en contra basándose en cifras que se inventan», dijo. Flores también despejó balones: «Señor Carril, los 24 millones de ingresos del Estado del 2008-2009 que hubo que devolver son el doble de la obra de la Marina», apuntó para dirigirse también al PSOE: «La madre del copago -le dijo a Barcón- no puede hablar de eso, en convenios sociales ponemos un 60 % más, por mucho que busco no encuentro los recortes que dicen, como en el España-Malta, ganamos en todo menos en coches oficiales y canapés».

Los ataques siguieron: «A desbocada febre do formigón» (Santiso) o «han saqueado la cuentas de Emalcsa, sustrajeron 22 millones en lugar de invertir en la red» (Barcón). Flores cerró las intervenciones: «Usted sabe bien como generar paro cuando gobierna» (a Barcón) o «quieren paralizar como sea la Marina pero no lo van a conseguir» (al BNG).

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Unas cuentas con dos calculadoras