¿Para qué querían consorciarse?

Mientras los tres concellos de Terras de Iria gestionan el GES, Curtis deja al margen a Vilasantar y Sobrado, sus socios en la Montaña Coruñesa


Curtis / La Voz

El Concello de Rois celebró una vuelta ciclista el pasado sábado. No era una situación de emergencia, pero en la reordenación del tráfico participaron varios miembros del GES de Padrón. Porque así lo tienen estipulado desde su fundación los tres municipios que conforman la Mancomunidade de Terras de Iria: Rois, Dodro y Padrón. Este último alberga la sede, pero los tres alcaldes se responsabilizan por igual del nuevo servicio que ya ha recibido muchas alabanzas en la comarca. Desde su constitución los tres concellos participaron de forma armónica. De la mano realizaron la solicitud a la Xunta, y en su formación cedieron el material de sus viejos equipos de Protección Civil. Cuando las emergencias dan tregua, los doce miembros del GES realizan labores de intendencia no solo en Padrón, sino también en Dodro y Rois. Este equipo también atiende las urgencias de Pontecesures y Valga.

Por contra, en la mancomunidad de servicios nacida en febrero del 2012 con una fotografía junto al monasterio de Sobrado dos Monxes no ha cuajado el espíritu de compartir los nuevos proyectos. Los alcaldes de Curtis, Vilasantar y Sobrado posaron entonces junto al presidente de la Diputación, Diego Calvo, ante el que se consideraba el tercer consorcio de servicios, después de Terras do Iria y Val do Ulla (formado por Boqueixón, Touro y Vedra). Pero, a diferencia del primero, Curtis se ha apropiado en exclusiva del GES, dejando fuera a sus dos socios de la Montaña Coruñesa. Así, después de correr con el 20 % de los gastos (el 80 restante lo financian entre la Xunta y la Diputación), los miembros del GES de Curtis solo realizan labores en el concello base cuando no hay emergencias. Lo cierto es que hasta la fecha los tres ayuntamientos apenas han compartido cuestiones menores, si bien los alcaldes insisten en que pronto unificarán el servicio de la recogida de basuras.

Hoy, reunión en Teixeiro

El alcalde de Curtis, Javier Caínzos, intentará hoy desatascar de forma definitiva la ordenanza del GES, después de haber renunciado en el anterior encuentro al cobro del recargo del 50 % en todas las intervenciones que traspasaran las fronteras de Curtis. Ese mismo día entregó a los cinco regidores de Aranga, Sobrado, Oza-Cesuras, Mesía y Vilasantar el borrador de un convenio con el que espera que se adhieran a su última oferta.

Pero en los ayuntamientos han surgido serias dudas legales, después de haber sido estudiado por los técnicos. En la administración local resulta difícil de digerir que un concello pueda imponer una tasa a vecinos de otros ayuntamientos. «Para la fiscalidad hace falta jurisdicción y para la jurisdicción hace falta territorio», sentencia uno de los técnicos consultados, alarmado por la petición de «compensación a Curtis» cuando los siniestros no estén cubiertos por un seguro. «Además, estos convenios no los puede suscribir un alcalde, es competencia del pleno», añade.

Análisis La polémica del Grupo de emergencias supramunicipal

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

¿Para qué querían consorciarse?