Gelo se venga de Calvo a cornadas

El regidor se puso ayer en la piel de un toro para cornear al presidente de la Diputación y parodiar el reparto de ayudas entre PP, PSOE y BNG


oleiros / la voz

Con cuernos, rabo y mallas de licra se vistió ayer el alcalde de Oleiros para dejar que lo torease su última diana política: el presidente de la Diputación, Diego Calvo, a quien no permitió más que unos cuantos capotazos antes de cornearlo y derribarlo con ganas para regocijo de casi todo el público. La venganza, sin embargo, amenazó con malograrse porque, por primera vez en 30 años, según el presentador, el telón de fondo de la parodia no quiso desenrollarse a tiempo y el pabellón Arsenio Iglesias de Santa Cruz tuvo que aguardar a oscuras varios minutos las maniobras de los operarios, que finalmente tuvieron que subirse a una escalera para desplegar el mural. «Gelo xa destitúe a algún concelleiro o luns, estase xogando o posto», se oyó bromear entre el público.

La pantalla, encabezada por un gran letrero de Deputación Vaca Sagrada, por fin se desplegó y los asistentes a la fiesta pudieron ver una sala de plenos que quería ser la de la Diputación con una vaca de espaldas y unas grandes ubres. «Poderoso caballero es don dinero», fue la melodía con la que arrancó la parodia para dar entrada a un Diego Calvo bajito y barrigón que se paseó por el escenario haciendo sonar un gran cencerro al ritmo de Tengo una vaca lechera.

A cortejar a la vaca de grandes urbes, salieron uno a uno los representantes de los tres partidos mayoritarios: con banda rojigualda, puro y una gran lechera que aparentaba zinc asomó el del PP, a quien siguió con banderas española y gallega y con un recipiente más pequeño el del PSOE y con blanquiazul, atuendo tradicional y una lecherita el del BNG. Los tres se turnaron para tirar de la ubre de la vaca hasta que un castizo pasodoble anunció la salida del toro, un enorme ejemplar al que habían marcado en los cuartos traseros con sendas margaritas de Alternativa dos Veciños.

El toro Gelo dio cuatro paseos sobre el escenario y se dejo torear por el pequeño presidente de la Diputación, pero no tardó mucho en derribarlo y desenmascararse, lo que, a la vista de sus sudores, parecía urgirle. Entonces acabó la parodia y empezó el discurso, que no todo el mundo recibió bien. «O señor presidente da Deputación non fai máis que roubar o diñeiro dos veciños de Oleiros», declaró García Seoane, quien calificó los organismos provinciales de «niños de corrupción». «O final meterei a última cornada», se despidió Gelo mientras desde el público una joven pareja protestaba y se desgañitaba por las críticas: «¡Isto é de carnaval!»

oleiros fiesta de Entroido

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Gelo se venga de Calvo a cornadas