Tabacos solo depende de un aval

La rehabilitación de la fábrica costará 4,3 millones menos de lo previsto

La Voz

Alfonso Rueda está a punto de dar el paso decisivo para cumplir su vieja y tantas veces rota promesa de iniciar las obras de la Fábrica de Tabacos en tal o cual fecha. Tras semanas de procedimientos administrativos que en principio iban a terminar en diciembre, los técnicos de la Consellería de Presidencia han dictaminado que la mejor oferta para rehabilitar el histórico edificio y convertirlo en sede judicial es la de la unión temporal de empresas formada por Corsán-Corviam, del grupo Isolux, y Antalsis. La UTE se ha comprometido a hacer las obras por 11,7 millones de euros, casi un 27 % menos de los 15,99 por los que Presidencia las licitó.

La adjudicación a esas compañías, aunque prácticamente segura, todavía no es definitiva: deben presentar un aval en un plazo de 10 días para completar todo el proceso administrativo.

La oferta de la UTE se impuso a la de otras once empresas, de las que cinco fueron descartadas por incurrir en bajas temerarias. Las otras estuvieron muy cerca de hacerse con el contrato y la diferencia de puntuación entre la oferta elegida y la segunda fue de menos de dos décimas.

El objetivo de los trabajos es recuperar el edificio, que está abandonado desde que dejó de producir tabaco en el año 2001, y transformarlo en sede judicial. Sus 18.700 metros cuadrados construidos servirán para aliviar el colapso de las actuales infraestructuras judiciales y darán cabida a la Fiscalía, las secciones de la Audiencia y el Juzgado de Menores entre otros.

Según las previsiones de la Xunta los trabajos deben estar listos en el 2016. De hecho, en los presupuestos autonómicos de este año se recoge una partida de 3,5 millones para la fábrica, además se incluyen inversiones de 11,9 y 4,1 millones para los dos próximos años. Esas previsiones, que suman 19,5 millones, son anteriores al concurso.

Retrasos en las obras

Si finalmente se celebran juicios en Tabacos en el 2016 será una de las pocas ocasiones en las que la Xunta habrá cumplido sus promesas sobre el edificio.

De hecho, según los primeros compromisos de Presidencia, los jueces deberían estar despachando en la antigua fábrica desde hace ya casi un año.

Así lo prometió el conselleiro Rueda el 3 de mayo del 2010, cuando anunció: «En el 2013, Tabacos funcionará a pleno rendimiento como sede judicial».

No fue ni mucho menos el único incumplimiento desde que en noviembre del 2009 el entonces alcalde, Javier Losada, ofreció el inmueble a la Xunta para desatascar las instituciones judiciales con sede en la ciudad.

Por ejemplo, en marzo del 2012 la Xunta se comprometió a iniciar las obras ese año y rematarlas en el 2014. Rectificó unas semanas después, en mayo, cuando retrasó el arranque de los trabajos al 2013, un plazo que también rompió. Pero ahora la reforma, una de las principales promesas del gobierno local, está más cerca que nunca de llevarse a cabo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Tabacos solo depende de un aval