Mamá Manuela se jubila


1 Se acabó. Mañana cierra sus puertas para siempre uno de los locales más conocidos de la ciudad, Mamá Manuela, en la calle Emilia Pardo Bazán. Su propietaria, María Fernanda González Dopeso, se jubila, aunque me pide, siempre coqueta, que no ponga la edad. «Mamá Manuela, que así le llamábamos, era mi abuela materna. La persona más buena y humilde que conocí en mi vida. Me cuidaba cuando era pequeña y cuando abrí quise hacerle este homenaje», recuerda María Fernanda con tono de nostalgia. Estos días el ambiente del local está cargado de tristeza. «Sí, la clientela está triste. Hay gente que lleva viniendo aquí desde el primer día y que hemos visto crecer sus hijos», destaca. Hace 20 años abrió un primer pequeño local en la plaza de Vigo y un año después, debido al éxito, decidió trasladarse a la parte alta de Pardo Bazán. «En la zona casi no había nada de tapeo y hubo gente que intentó quitarme la idea de la cabeza, pero me lancé», rememora. Hoy la calle está llena de locales. Reconoce que la leche frita que prepara Pila, su cocinera, es uno de los platos estrella. «A lo largo de estos años tuvimos la oportunidad de ir a hacer croquetas a San Francisco, ensaladilla en Navarra y mi hermana Chefa la tortilla a San Sebastián», destaca. Se le acumulan las anécdotas y la nostalgia. Me cuenta que va a llamar a Manolo Santana, su ex marido y padre de sus tres hijos, para decirle que se jubila. «Jamás ganó una final en la que yo no estuviese; en Estados Unidos, Wimbledon o Roland Garros siempre tenía que saber donde estaba sentada», relata María Fernanda, una de las ocho hijas de José González Dopeso. «Lo echo de menos todos los días», comenta en el bar-restaurante Mamá Manuela. Un local que ya es historia. «Tengo la familia en Madrid y me paso la vida metida aquí y no estoy viendo crecer a mis nietos», se justifica. «Quiero enviar un mensaje especial a Marta, la encargada de siempre del local», apunta.

Nuevos cócteles

2 El coctelero Iván Cortón participará esta semana en Lugo en la final autonómica del prestigioso certamen World Class 2014. «Para esta ronda solo nos clasificamos tres gallegos», asegura. Se presenta con un una cóctel que bautizó con el nombre de Afrodita y que lleva vodka Ketel One, zumo de tomate, aceite, sal, azúcar de tomillo y alcaparras y sirope de rosas. Le llamé para interesarme por la preparación y la respuesta me dejó alucinado «en realidad se trata de una deconstrucción de una tostada de tomate con jamón con mucho sabor y aroma mediterráneo», explica Cortón, que en la actualidad trabaja en Mamá Chicó.

Pensando en bodas

3 La finca El Cenador de Cambre fue durante todo el día de ayer un ir y venir de novios y de profesionales del sector de los enlaces. La empresa Josmaga organizó un showroom «con todas las soluciones para las bodas. Propuestas para aperitivos, menús, decoración...», destacan sus responsables. Proveedores y empresas colaboradoras sortearon regalos entre las parejas que tienen contratada su boda con Josmaga.

Votación
7 votos

Mamá Manuela se jubila