Aqualia llevará al alcalde arteixán al juzgado por verse «perjudicada»

Susana Acosta
S. Acosta ARTEIXO / LA VOZ

A CORUÑA

El consejo de administración de Augarsa se reunió a las diez de la mañana de ayer.
El consejo de administración de Augarsa se reunió a las diez de la mañana de ayer. P. Rodríguez

La junta acordó la disolución de la compañía de aguas tras un maratón de 9 horas

30 ene 2013 . Actualizado a las 07:01 h.

Era la crónica de una muerte anunciada. Así, tras nueve horas de negociación infructuosa y de desacuerdos, Augarsa -la empresa que gestiona el agua en Arteixo- se disolvió en la votación de la junta general celebrada tras el consejo de administración y donde la parte privada (Aqualia) tiene mayoría. Las cuentas hablan por sí solas y la deuda más. Hasta 2,5 millones. Una cifra que solo dejaba salida a tres posibilidades. La que proponía Aqualia (la parte privada), que pretendía la reducción de capital y que implicaba el aplazamiento de la deuda durante diez años. Una opción que el interventor municipal descartó por considerar en contra del interés público. Y la propuesta por la que apostaba el Ayuntamiento y que implicaba la ampliación del capital de las dos partes al 50 % de 2,5 millones de euros. Una opción que tampoco era compartida por el interventor municipal por la existencia de un informe de la Diputación que indicaba que Aqualia incumplió el pliego de condiciones. Finalmente, se optó por la tercera. La disolución.

La única propuesta válida para el Concello era la ampliación de capital porque «serviría para dar viabilidad económica a Augarsa». Una propuesta que se topó «con el rechazo frontal de FCC (Fomento Construcciones y Contratas) -empresa a la que pertenece Aqualia- a realizar ninguna inversión en Arteixo», indicaron fuentes municipales. Por lo que hubo que celebrar la junta general en la que se procedió a la votación de la disolución de la compañía de aguas.

Una votación en la que la parte privada votó a favor, mientras que el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, se abstuvo: «Me amenazaron con iniciar una acción de responsabilidad contra mí por abstenerme y considerar que he perjudicado los intereses de la parte privada», explicó el regidor, que también anunció que denunciará a Aqualia «si se constata incumplimiento» del contrato por su parte.

Ahora que ya se ha acordado la disolución de la compañía de aguas, se nombrará a un auditor independiente que será el encargado de llevar a cabo las gestiones necesarias para formalizar la liquidación de la empresa: «Y a partir de ahí la empresa ya no existe y habrá que empezar un nuevo proceso», dijo el alcalde. El primer edil indicó también que hasta que se produzca la liquidación «espero que FCC mantenga adecuadamente el servicio en Arteixo». Calvelo calificó la gestión de Aqualia de «desastrosa» y considera que se agravó tras negarse el Concello a subir el precio del agua un 30 %.