¿Vuelven los «piratas» a Alvedro?

Francisco Espiñeira Fandiño
Francisco Espiñeira CRÓNICAS DESDE LA TORRE

A CORUÑA

06 may 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

Uno de los sobresaltos de la semana en la ciudad ha llegado de la mano de Iberia. Lejos de mejorar sus conexiones y frecuencias desde Alvedro, la aerolínea ha aprovechado su situación de monopolio en la ruta a Madrid desde la desaparición de Spanair para sangrar los bolsillos de los coruñeses. Las tarifas de hasta setecientos euros por un billete de ida y vuelta reflejan esa situación irreal y han conllevado numerosas quejas de los usuarios, mayoritariamente relacionados con el sector empresarial, en pequeñas y medianas compañías que sufren más que nadie ese disparate. Lo peor es que ese desprecio a los clientes coruñeses se agrava con el silencio administrativo a la queja planteada por el alcalde, Carlos Negreira, y su concejala de Turismo, Luisa Cid, para solicitar un mejor trato de la compañía. Y es la propia Iberia la que bloquea, sin fecha, la llegada de su teórica low cost, Iberia Express, para seguir haciendo caja en una de sus líneas más rentables y con niveles de ocupación que superan el 90 por ciento.

Ese agravio con los precios, que triplican los de cualquier otro aeropuerto similar, no se palía con un mejor servicio y atención. Antes al contrario. Alvedro es la principal víctima de cualquier huelga de la compañía, aislando aún más a la terminal coruñesa, que ha visto como las reivindicaciones de los pilotos se saldaban con la pérdida del 50 % de sus conexiones. Además, cualquier excusa es buena para desviar vuelos a otros aeropuertos, lo que acentúa el declive del aeródromo coruñés en cuanto a pasajeros.

A falta de conocer los datos de abril, que serán igual de malos que los de marzo en términos generales, ya parece claro que Alvedro no conseguirá mantenerse por encima del millón de viajeros en el 2012, cifra clave para acelerar las inversiones en una infraestructura vital para el desarrollo de toda la comarca.