Una explicación que llega tarde

A CORUÑA

09 feb 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

Mal deben de estar las cosas cuando lo más importante que tiene que hacer la ministra de Economía un lunes por la mañana es viajar a la redacción de un periódico de Londres para demostrar con un powerpoint de 57 diapositivas que España no es Grecia, ni nada que se le parezca. De todos modos, pese a lo pintoresco de la fórmula elegida, es de celebrar que el Gobierno por fin dé explicaciones. Podría haberlo hecho antes: hace ya tres o cuatro años que muchos analistas británicos tienen ganas de que España quiebre. Aunque haya habido que esperar a estar en boca de todos los gabinetes de estudios del mundo, no habrá sido tarde si la dicha es buena, o al menos si no es la catástrofe pronosticada.