De los Castros al estrellato

Maruja Campoviejo

A CORUÑA

30 ago 2009 . Actualizado a las 03:39 h.

Nacida en Suiza, pero criada en el barrio de los Castros, la actriz Muriel Sánchez triunfa en el teatro, y en la pequeña y la gran pantalla. Desde el año 2006 forma parte de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, con la que ha protagonizado obras como Romances del Cid , El pintor de su deshonra y la actual La estrella de Sevilla . Con esta última, continuará en octubre la gira nacional e internacional, visitando ciudades como Buenos Aires, Montevideo y Lisboa. En cine, hemos podido verla recientemente en Conexão , coproducción gallego-portuguesa dirigida por Leonel Vieira. Ha trabajado también en diversas series de televisión, entre las que destacan El comisario , Cuéntame cómo pasó y la gallega Rías Baixas , que protagonizó durante tres temporadas. Para poder cumplir su sueño, Sánchez comenzó sus estudios en Canto y Piano en el Conservatorio Superior de Música de A Coruña, hasta que en 1998 se fue a Madrid para estudiar Arte Dramático en la Real Escuela Superior de Arte Dramático y continuar su formación como cantante en el Conservatorio de Música de Madrid. Después, completó su formación como actriz y cantante en el extranjero, estudiando en Londres e Italia. Aunque vive en la capital de España desde hace ya 11 años, siempre que el trabajo se lo permite aprovecha para venir a su ciudad para disfrutar con su familia y para estar en contacto con «el Atlántico y el verde de mi tierra, que tanto echo de menos en la capital».

La plaza del Comercio parecía ayer Montevideo. El acento uruguayo colmó el ambiente. El acento, la música y la gastronomía, pues los socios de la asociación de uruguayos 25 de Agosto organizaron una fiesta con motivo de la inauguración de su nueva sede. No faltó el clásico churrasco uruguayo, del que dieron buena cuenta. También se bailó con la música del país sudamericano. Milton Pérez , uno de los organizadores de esta fiesta, decía orgulloso tras el éxito obtenido que su mayor deseo es que el nuevo local que ayer inauguraron quieren que sea «una hermandad entre dos pueblos: gallegos y uruguayos. Dentro tiene varios murales que hacen referencia a edificios importantes de Montevideo y también tenemos un mural donde aparece la torre de Hércules, como referente de la concordia. Es una sociedad de uruguayos, pero es una sociedad muy abierta donde gallegos que han vuelto de Uruguay se sienten cómodos. Aquí puede entrar todo el mundo».

Hace 57 años que terminaron sus estudios en el colegio de los hermanos Maristas, pero aun así no se han olvidado unos de otros. Los antiguos alumnos de la promoción Marcelino Champagnat de 1952 celebraron un encuentro el pasado viernes para rememorar juntos viejos recuerdos y pasar un buen rato. Así, 14 de ellos, entre los que se encontraban Mario de la Torre , José Manuel Veiga , Sebastián Martínez o Manuel Fernández , disfrutaron de una agradable comida en el Restaurante Cortegada. «La intención es reunirnos con una mayor frecuencia, y lograr que cada vez seamos más. Organizaremos una próxima comida para estas Navidades», explica Mario de la Torre.