Un centollo «punki» en el acuario

Un pesquero de Muxía dona una especie de cangrejo que no estaba catalogada en Galicia Los centollos del acuario tienen visita. Los ha venido a ver un primo lejano. «Cabrot espinoso» se llama. Es su primera aparición documentada en Galicia. Aunque parecidos, se distinguen bien porque el turista va de «punki»: luce largas espinas en su caparazón. Es una familia mal avenida: si dejas un cabrot a tiro de pata de un centollo, éste se lo zampa. Un pescador de Muxía capturó esta rara especie en cabo Touriñán. Se la envió al acuario para que la catalogase. En ello está: aún se desconoce si es macho o hembra.


A CORUÑA

José Brea es uno de los patrones de barco que colaboran con el Aquarium Finisterrae. Su pesquero frecuenta el entorno de cabo Touriñán. Durante el último año, capturó en esas aguas más de una decena de «centollos raros y pequeños», según su apresurada definición. Comprobó que los grandes, los de toda la vida, se comían a su presunto hermano pequeño. «Aquí hay tomate», se dijo. Y decidió enviar un ejemplar al acuario coruñés.Paco Franco, uno de los biólogos del museo, aclaró el entuerto. Nada de hermanos. Se trata de dos primos. «Son cangrejos. Pertenecen al mismo género, Maja, pero uno es Maja goltiziana y el otro Maja squinada», explica este especialista. El primero, el que pescó el barco de José Brea, responde al nombre común de cabrot espinoso.Pequeño y espinosoA simple vista, el nuevo inquilino del acuario se diferencia de su familiar en que su caparazón es más largo que ancho y en que lo lleva adornado por unas protuberantes espinas. Otro rasgo distintivo: como mucho, alcanza los ocho centímetros de diámetro. Además, su pequeño cuerpo es gris con regiones rosa intenso, y sus patas son de color salmón por arriba y por abajo.El ejemplar lleva menos de una semana en el museo coruñés. Ya ha superado el estrés que le ha ocasionado la separación de su hábitat natural. «Estuvo sin comer unos días, pero hoy (por ayer) ya ha tomado algo. Es algo normal. Les pasa a los nuevos inquilinos», detalla Franco. Los visitantes pueden ver al cangrejo en el módulo de crustáceos.Queda la pregunta que les hará la boca agua. ¿El primo del centollo es sabrosón? «No sabemos si se come, pero me imagino que no. Su aspecto no es apetecible». Tampoco lo es el de su cotizado primo.

Votación
0 votos

Un centollo «punki» en el acuario