Willy Ledesma, corazón con gol

José Luis Lemos DESDE LA GRADA

CDLUGO

Oskar_Matxin_Edesa

04 dic 2023 . Actualizado a las 19:31 h.

A todos nos gustaría tener un Willy Ledesma. En la vida, por su carácter alegre y ambicioso; dentro del vestuario, por todo lo que transmite (profesional e identificado con el club y la ciudad); y en el verde, por ser el líder que asume a través de sus cualidades para asociarse (a veces como un mediapunta indetectable que abandona la posición de 9 para aparecer después por sorpresa) o para finalizar, con el manejo de ambas piernas y un gran remate de cabeza (como un auténtico killer).

 A sus 34 años y con mucho recorrido futbolístico en sus botas, uno lo observa desde fuera y percibe la gestualidad de un líder, sus ganas de contagiar y arrastrar al equipo a ser más competitivo, a ser más ambicioso, a apostar en cada acción por cambiar de categoría y hacer volver al club a donde se merece. Es ese tipo de futbolista capaz de echarse el partido a la espalda, como si percibiese que solo su aparición en el momento y tiempo exacto pudieran cambiar el destino. Ese gen competitivo lo anima a resolver situaciones a nivel individual en las que se necesita una gran determinación y una gran confianza en sí mismo.

Particularmente me gustan sus movimientos en el área y pienso que le resultaría muy beneficioso situar un mediapunta talentoso y asociativo por detrás de su posición que creo que le haría aumentar todavía más en su rendimiento.

Estos futbolistas funcionan muchas veces con motivaciones diferentes y, en ocasiones, ese corazón de club los lleva también a equivocarse con alguna expulsión difícil de aceptar. Exceso de corazón…. En futbolistas como él, eso nunca debe de contar como un debe en su gran cuenta de resultados.