Un Lugo de menos a más con error inicial y final de partido

Millán Gómez LUGO / LA VOZ

CDLUGO

ALBERTO LÓPEZ

27 sep 2022 . Actualizado a las 20:16 h.

El Club Deportivo Lugo transmite síntomas progresivamente positivos. Sin alardes, pero seguramente generó más que su rival. Ganó solidez defensiva con respecto a la visita al filial del Villarreal con un denominador común: volvió Jesús Fernández Alonso, titular en las dos únicas victorias del Lugo en esta liga. Con el empate ante el Oviedo, siete puntos de nueve posibles con el central de Navia, que cumple su quinta temporada en el club, en el once inicial. Además, volvió a la titularidad su compañero central Alberto Rodríguez, que fue titular en las dos primeras jornadas marcando gol en la segunda fecha y, minutos después, siendo expulsado. Ambos tuvieron una prueba de alto nivel ante dos delanteros de enjundia como son Borja Bastón y Sergi Enrich. Jesús juega sencillo, no se complica y muestra disciplina táctica. Hasta el momento, ha jugado cuatro partidos, ninguno de ellos completo. Hernán Pérez le está cuidando en ese aspecto. Alberto es un central especialista en enfrentarse a un perfil de delanteros de centro-remate como son Bastón y Enrich. Además, Alberto aporta juego aéreo ofensivo a balón parado. Ha marcado dos goles en Segunda en apenas dieciocho partidos en la categoría, quince de ellos como titular. Y Neyder Lozano, que había jugado todos los partidos hasta la fecha incluyendo amistosos, descansó. Seguramente un pequeño parón para recuperarse físicamente tras tres años sin jugar. Lozano debe recuperar disciplina táctica, las ganas de agradar y reencontrarse le juegan seguramente malas pasadas cuando en ocasiones pierde el sitio para ganar altura en fases ofensiva y defensiva, así como cuidar su agresividad defensiva en algunos duelos donde a veces bordea en exceso la posibilidad de cometer penaltis.

Mediocampo es la zona del campo donde el Lugo tiene más registros y más continuidad de jugadores con respecto a la liga pasada. Juanpe Jiménez fue el finalizador de las dos principales ocasiones del Lugo, ambas en la segunda mitad con dos de sus virtudes: su capacidad asociativa y su llegada desde segunda línea para rematar de cabeza. Desde mediada la primera mitad, el Lugo tuvo más fluidez en mediocampo con Xavi Torres, Josep Señé y el propio Juanpe tras una primera parte de la primera mitad donde los lucenses apenas jugaron en campo contrario. Juanpe mostró síntomas, indicios de su mayor nivel, mostrado especialmente en la etapa de Mehdi Nafti como primer entrenador y en la segunda vuelta de la pasada liga con Rubén Albés como primer técnico.

Dos lunares importantes en el encuentro: primero, la ocasión del Oviedo en la primera jugada del partido después de saque de centro del Lugo en el que recibe el balón Josep Señé, pierde la pelota pese a que la conducción es su principal virtud y el rival transita ante solo tres jugadores del Lugo (los dos centrales y Xavi Torres), pues el resto de jugadores, especialmente los laterales, estaban altos buscando una jugada vertical ensayada; y, en segundo lugar, el error final de Jordi Calavera al no realizar un despeje factible, perder un balón ante Javi Mier en el último minuto de la prolongación y posibilitar que el Oviedo crease una situación de potencial gol.