Lugo, un clásico en la categoría

Millán Gómez

CDLUGO

CARLOS CASTRO

18 ago 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El Lugo comienza la séptima temporada correlativa en Segunda División, un enorme éxito. Ya es un clásico. Nuevo proyecto con Javi López como primer entrenador, con las dudas que generan sus decepciones recientes y sus tres años y tres meses sin entrenar. Viene de conocer otra visión del fútbol en las secretarías técnicas de Betis y Gijón. Complementando su formación para un análisis más preciso de todos los ámbitos. Con éxitos también, como el ascenso con la U.D. Salamanca a Segunda en 2006. Tiene la ventaja de haber trabajado con Emilio Viqueira, director deportivo del Lugo, en el Xerez C.D. Viqueira es un profesional que cuida el trato al futbolista, factor fundamental para que éste rinda a la perfección. Consiguió el ascenso a Segunda con el Nàstic en 2015 y combatió el ascenso directo a Primera hasta la última jornada en 2016. Dos salvaciones posteriores en la última jornada.

El equipo se ha reforzado de forma notable. Ha mantenido a su máximo goleador, Cristian Herrera, que no es un nueve puro, sino un segundo punta, y que pese a no marcar un número alto de goles (siete) sí fueron tantos claves. También sigue un incipiente Dani Escriche, que destaca por su descaro y capacidad para ir al duelo. Jona Mejía es un acreditado goleador en la categoría. Con ganas de resarcirse de una decepción a la limón entre Córdoba y Cádiz. Descendió con el Jaén y UCAM Murcia C.F., pero hubiesen descendido antes sin él. Dongou era una promesa sobresaliente en el Barça B por capacidad de ir al espacio, técnica y definición. Regresión con lesión de por medio. López tiene diferentes perfiles, todos ellos complementarios, para jugar con dos delanteros.

Se mantiene a un portero de Primera como Juan Carlos Martín. Refuerzo con el juego aéreo, sobriedad y juego de pies de Alberto Varo. El club gana un profesional extraordinario con Roberto Fernández como entrenador de porteros. Maravillosa imagen de club, un hombre de fútbol, portavoz impecable y un compañero ejemplar.