Una batalla de posesión y rachas

Lugo y Reus quieren poner fin a varias semanas de infortunio

.

LUGO / LA VOZ

Lugo y Reus quieren despojarse de sus malas rachas. Los rojiblancos encadenan tres derrotas consecutivas y los catalanes cuatro semanas sin ganar. El triunfo hoy será codiciado por ambos equipos y probablemente el balón sea el vehículo para tratar de hacerse con él. A las 20.00 horas se alza el telón en el Municipal de Reus.

«Somos dos equipos a los que le gusta tener el balón, que les gusta generar ocasiones a través del mismo», analiza Francisco. En su radiografía, el técnico del Lugo desmenuza al rival como un equipo que «tiene jugadores desequilibrantes y dinámicos, sobre todo en la zona ancha». Aunque no sume muchas victorias, cree que «en su casa tiene buenos números, un equipo difícil que tiene un colectivo al que le gusta jugar bastante en propio campo, tener salida de balón. Intenta dominar los partidos a través de la posesión».

La mentalidad no será un problema para los lucenses. Francisco asegura que el ánimo no ha decaído en el vestuario a pesar de la dinámica negativa y que si hay tristeza es por las lesiones, «la confianza es máxima en todo el mundo y el trabajo sigue siendo el mismo que desde el primer día». Tampoco cree que este partido sea definitivo para volver a la zona alta, porque «el equipo sigue enganchado a un punto del playoff». El Lugo llegó a la jornada 22 séptimo con 33 puntos en el bolsillo, mientras que el Reus se mueve en la zona media y acumula 26 puntos, cinco sobre el descenso.

Estudiando las posibles causas de tanta lesión de gravedad, Francisco apunta que «Edu parece ser que ya tenía fastidiado el cruzado de otro partido, el Polaco se lesiona una acción prácticamente solo. Son jugadores que tienen, por su musculatura, más posibilidades para lesionarse. Yo creo que es una casualidad maldita que nos está tocando vivir, porque no solo son tres cruzados, es una rotura de cuatro meses y dos meniscos».

Lanzador de penaltis

Dos penaltis mal tirados dejaron al Lugo sin el premio de puntuar en las últimas semanas. «Lo que he pensado es que lo voy a tirar yo el próximo», dice contrariado Francisco. El técnico almeriense se apresura a añadir que confía en sus jugadores y que quien lo tira es «el valiente». Eso sí, si hoy hay un penalti favorable será el propio Francisco quien decida quién lo tira: «No porque no confíe en los que los están tirando, sino porque es responsabilidad mía y la voy a tomar a partir de ahora».

Francisco dejó en tierra a Álvaro Lemos para el viaje a Tarragona. Recién incorporado al equipo, el lateral diestro aportará versatilidad y torrente ofensivo, dos cosas que convencen al míster: «Es un jugador que ya conocéis, que estuvo aquí hace dos temporadas, que se adapta perfectamente al perfil de jugador que a mi me gusta para esa banda derecha. Se va a adaptar rápido, conoce prácticamente a todo el vestuario y conoce el club. Eso es importante para mí porque se tiene que adaptar en breve y estar disponible para la semana que viene si pudiera ser». Sigue pendiente de más incorporaciones, pero tiene paciencia porque sabe que el mercado «para nosotros va un poco más lento», «todavía quedan 20 días de mercado y tendremos que esperar un poco también a que los demás decidan para que nosotros podamos actuar. Tenemos muchos lesionados, pero siguen contando también en cuanto a lo económico».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Una batalla de posesión y rachas