Pólvora para cumplir cuarenta

El Lugo afronta la ocasión de llegar a 41 puntos ante el Mirandés


Lugo / La Voz

El empate cosechado ante el Mallorca ha situado al Lugo con 38 puntos en la tabla. Los rojiblancos rebasarán la barrera de los cuarenta si superan mañana al Mirandés en el Ángel Carro. Contarán con bajas como las de Pita o Carlos Hernández, pero también con todo el arsenal ofensivo disponible. Joselu y Caballero han mostrado su capacidad realizadora en citas recientes y tendrán la caña preparada para percutir sobre el equipo que más encaja de la categoría de plata.

Pasado

Una frontera que siempre se alcanzó en la trigésima jornada

En 29 jornadas de Liga, el Lugo acumula 38 puntos. A estas alturas, la pasada campaña acababa de superar la barrera de los cuarenta para situarse con 42.

En las temporadas 2012-2013, 2013-2014 y 2014-2015, el Lugo alcanzó la frontera de los cuarenta puntos en la trigésima jornada. Ahora, dispone de la oportunidad de prolongar ese dato ante un Mirandés que lucha por abandonar las posiciones de cola.

Eficacia

Tándem en punta o sistema más habitual

Caballero ha marcado en los dos últimos partidos del Lugo. Al argentino le ha costado abrir la lata, pero ha vuelto a coger fuelle en el área contraria. Esta temporada, su producción es de un tanto cada 327 minutos sobre el campo, lejos de los 196 que necesita para marcar con la camiseta rojiblanca desde que llegó al club hace algo más de dos años.

Joselu, por su parte, está inmerso en la lucha por el pichichi. Esta campaña acumula 17 dianas y ve puerta cada 146 minutos.

La eficacia de Caballero en los dos últimos partidos ha reabierto la lucha por ser el pichichi histórico del Lugo en Segunda División. El argentino ha marcado 21 tantos como rojiblanco, uno menos que Joselu.

Zaga

Marcelo Djaló se entrenó con normalidad

Todo apunta a que Marcelo Djaló estará disponible mañana para Luis César. El central, que sufrió un problema físico ante el Mallorca, podría repetir en el once. Carlos Hernández está sancionado y, por lo tanto, su pareja de baile en el eje de la zaga podría ser Ignasi Miquel. Más remota parece la opción de recurrir a un Dealbert que solo ha participado en cinco partidos de Liga. El último fue el 3 de diciembre, ante el UCAM Murcia, cuando ingresó en el césped con el tiempo casi cumplido.

«Si juego, ayudaré mucho al club», afirma Roberto

Por segunda temporada consecutiva, Roberto ha permanecido durante buena parte del campeonato a la sombra de José Juan. El portero de Chantada debutó en Liga el pasado sábado ante el Mallorca. Y, ahora, confía en poder tener continuidad.

Sobre la situación que ha vivido en el conjunto rojiblanco, Roberto explica que «uno trabaja desde el primer día de la pretemporada para tener una oportunidad. A todos nos gusta tener minutos. A veces hay que ayudar desde fuera. No hay que bajar la cabeza y echarle la culpa de la situación a los demás». «Yo estoy muy feliz con mi trabajo, comportamiento e implicación con el Lugo. Si juego, estoy seguro de que ayudaré mucho al club», apunta.

Hasta el pasado sábado, ante el Mallorca, Roberto solo había disputado un partido oficial con los rojiblancos durante la temporada. Fuera en la Copa del Rey contra el Tenerife. «Entonces no me encontré bien y ya tenía ganas de jugar. El entrenador es el que toma las decisiones y hay que respetarlo. El único culpable de que no jugase antes fui yo», manifiesta.

Después de los dos últimos resbalones en casa ante el Elche y el Almería, el Lugo dispondrá mañana de la oportunidad para enderezar la marca ante el Mirandés. La situación de los burgaleses ha cambiado mucho desde el encuentro de la primera vuelta. Entonces, marchaban en la cuarta posición de la tabla. Ahora son últimos. «Ellos tienen muy buena plantilla y el hecho de que sean colistas no quiere decir nada, porque pueden ganarle a un rival de arriba. Llevan muchos años haciendo las cosas bien y el partido será muy complicado», señala.

Obsesión

Al Lugo le está costando mantener la portería a cero durante las últimas semanas. Acerca de esa circunstancia, Roberto explica que «el equipo marcha muchos goles, porque tenemos gente con olfato. Pero tampoco tenemos que obsesionarnos con la defensa, porque lo estamos haciendo bien. Lo que pasa es que los rivales están aprovechando sus ocasiones sin generar mucho».

El portero chantadino agrega que «todos los equipos encajan goles en momentos puntuales. Es lo bonito del fútbol. Nosotros también hemos ganado partidos en los últimos minutos. Pero hay que controlar pequeños detalles. Si no se pueden jugar, tenemos que intentar que el partido dure 86 minutos en vez de 90. Y hay que intentar mejorar en leer lo que pide cada encuentro».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pólvora para cumplir cuarenta