Iago Díaz: «Las etapas se acaban y este es el momento de marcharse»

El extremo dejará su equipo de toda la vida para enrolarse en el Almería


Lugo / La Voz

Después de permanecer muchas temporadas en el Lugo, Iago Díaz cambiará de aires. El extremo se ha comprometido con el Almería para las tres próximas campañas. Afronta el reto con tranquilidad, pero con la ambición de aportar su granito de arena a un conjunto que sueña con regresar a Primera División.

-¿Cómo se siente ahora que se va del Lugo?

-Fueron muchos años en el club y cuesta dejar el equipo de toda la vida. Pero las etapas se acaban y este es el momento de marcharse.

-¿A qué se debe la decisión de marcharse?

-Puede ser que ya esté un poco cansado. La segunda vuelta no fue fácil, porque no contaba para el míster y eso fue difícil para mí. Creo que el cambio de aires será bueno para mi vida personal y mi fútbol. Tal vez te acomodas cuando llevas tantos años en casa. Ahora me voy a un equipo con aspiraciones.

-¿Qué le sucedió en la segunda vuelta para dejar de participar en los encuentros?

-Yo seguí entrenando al mismo nivel, pero es cierto que es imposible estar al cien por cien a lo largo de una temporada completa. No entraré en lo que pasó. No creo que se deba a la llegada de Toni o a la competencia con algún compañero. El míster dejó de contar conmigo y no voy a preguntar por qué tomó esa decisión, igual que no lo hago cuando opta por que yo esté en el once titular.

-¿Cómo valora la temporada del Lugo?

-Hicimos una primera vuelta bastante buena, aunque tuvimos nuestros bajones y rachas negativas. Poseíamos potencial para estar luchando por un puesto en el play off o incluso por disputar las eliminatorias por el ascenso. Pero las circunstancias fueron otras y hubo algún momento en el que sufrimos, porque vimos cerca el descenso. No obstante, jamás nos pusimos nerviosos, porque sabíamos que teníamos equipo de sobra para salvarnos. Cumplimos el objetivo de la permanencia, pero nos quedó la mala espina de no haber acabado la Liga un poco más arriba.

-Una temporada más, acabaron con menos puntos que la anterior...

-En esta Liga, los equipos de la zona alta sacaron muchos puntos. Por lo tanto, hizo falta una cantidad menor para salvarse. La racha final de tantos partidos sin ganar nos imposibilitó luchar por algo más. Realmente, creo que 49 puntos son pocos para el nivel que tenía nuestra plantilla.

-Hablando de la dinámica negativa del final de temporada, ¿qué ocurrió?

-Nos pasó lo mismo que el año pasado. No sé darle una explicación, porque estábamos bien tanto en el plano físico como en el de la confianza. Además, en algunos partidos tuvimos oportunidades para marcar, pero no conseguimos victorias.

-¿Cómo se vivió en el vestuario la situación institucional, con cambio de dueño?

-Algo afectó, porque en el entorno casi no se hablaba de fútbol. Nosotros teníamos que mantenernos al margen, el equipo estaba centrado en jugar. Pero es cierto que se hablaba más de lo que podía pasar que de lo que estaba pasando.

-¿Cuál ha sido el momento más feliz de su etapa en el Lugo?

-El del ascenso en Cádiz. Quizás también ha sido el momento más feliz de mi vida. Creo que a nadie de aquel equipo ni de los aficionados se nos olvidará nunca.

-Después le tocó adaptarse a Segunda División...

-Se trata de una categoría complicada a la que es difícil adaptarse. Pero creo que me vino bien el hecho de haber disputado 17 o 18 partidos en Segunda B con anterioridad. Teníamos un buen grupo humano y los capitanes siempre me apoyaron. Manu y Pita siempre me animaron y aconsejaron.

-O sea que echará de menos a Pita y Manu en Almería...

-A alguno más también, pero sobre todo a ellos dos. Fueron los que me acogieron en el equipo en Segunda B y algo de lo bueno que me está sucediendo es gracias a ellos.

-¿Es más difícil triunfar siendo «de la casa»?

-Llegar al primer equipo no es fácil. Hay que trabajar, ser humilde y tener una pizca de suerte en el momento adecuado. Para un chaval de la ciudad, es un orgullo estar ahí, pero tal vez haya que demostrar más que los que vienen de fuera.

-Ahora se cambiarán las tornas en Almería, donde posiblemente se le exigirá más...

-El fútbol es así. Si haces bien las cosas, eres un crack. Si las haces mal, no vales para nada. Intentaré hacer mi trabajo lo mejor que pueda para ayudar al equipo a ascender.

-¿Se le puede considerar un especialista de la banda izquierda?

-He jugado mucho tiempo en esa posición y me encuentro muy cómodo en ella. Pero tampoco me disgusta actuar como mediapunta o por la banda derecha.

-¿A qué jugador le vio algo diferente durante estos años?

-A Rennella. Tiene una enorme calidad y es de los mejores futbolistas que han pasado por aquí. Mantengo una buena relación con él y le guardo cariño, pero considero que es un crack. Ojalá le dejen demostrar todo lo que tiene en Primera División.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Iago Díaz: «Las etapas se acaban y este es el momento de marcharse»