Catorce multas por saltarse el toque de queda y el cierre de Vimianzo

También hay seis  propuestas de sanción por el uso incorrecto de la mascarilla


Carballo / la voz

A comienzos de la semana pasada la Xunta de Galicia, a través de un comunicado del presidente del Gobierno autonómico, Alberto Núñez Feijoo, refrendado posteriormente con la publicación inmediata en el Diario Oficial de Galicia, decretó medidas de restricción muy severas para Vimianzo en lo que a movilidad de personas y el desarrollo de la actividad económica se refiere debido al incremento exponencial de positivos por covid-19 en todo el término municipal.

El miércoles 28 de octubre se habían contabilizado ya 59 casos en la capital de Soneira, cuyo origen apunta al centro de salud de la localidad, donde se diagnosticaron los primeros doce casos de este nuevo brote. El domingo 1 de noviembre eran ya 102 los confirmados, con una incidencia de 1.630 casos por cada 100.000 habitantes. Este miércoles alcanzaba la friolera de 2.000 contagios por cada 100.000 habitantes.

Con estos datos y al amparo, primero, del estado de alarma aprobado por el Gobierno, y segundo, por las restricciones fijadas por la Xunta, los puestos de la Guardia Civil de la quinta compañía adscritos a las comarcas de Soneira y Fisterra comenzaron con los controles masivos para garantizar el cumplimiento del toque de queda (23.00 a 6.00 horas) y del cierre perimetral para los que deseaban entrar o salir de Vimianzo. En principio fueron informativos dada la rapidez con la que la Xunta anunció la entrada en vigor de estas medidas restrictivas. De hecho, en el primer control efectuado por el instituto armado en la rotonda de Santa Irena, en la parroquia vimiancesa de Salto, fueron advertidos una veintena de conductores de que si volvían a ser interceptados incumpliendo los requisitos se les propondría para una multa de 600 euros.

Pero visto lo visto, las palabras no debieron surtir el efecto deseado, que a partir de la noche del pasado viernes los agentes del instituto armado de las comarcas de Soneira y Fisterra empezaron a tirar de papel, bolígrafo y bases de datos. Solo por el incumplimiento del toque de queda fueron propuestas para sanción 6 personas; por quebrantar las directrices fijadas en el cierre perimetral, otras 8, y las 6 restantes lo fueron por el uso incorrecto de la mascarilla o simplemente porque no la llevaban puesta.

Cuantía mínima

Los motivos por los que estas actas fueron tramitadas -en caso de salir adelante conllevarían una multa mínima de 600 euros- han sido variados: por hacer la compra fuera del término municipal, por no acreditar con el famoso salvoconducto de que se trabajaba fuera del término municipal de Vimianzo, por ir a visitar a familiares dependientes (sin la correspondiente acreditación) y a amigos, por ir a una farmacia de fuera de Vimianzo... O simplemente porque el supuesto infractor iba a dar una vuelta.

Pero esta cifra de veinte propuestas de sanción, cuyas actas fueron remitidas a la Subdelegación del Gobierno (al tratarse de casos de desobediencia), podría incrementarse a partir de este fin de semana con la entrada en vigor de las nuevas y duras restricciones, como el cierre de la hostelería a partir de la medianoche del viernes al sábado durante el plazo de un mes. Estas multas se tramitarían a través de la Consellería de Sanidade al tratarse de un incumplimiento de la normativa relativa a la seguridad pública. Y en las fuerzas de seguridad advierten de que a aquel hostelero que incumpla la medida de cierre le supondrá una sanción de 600 euros si la Administración autonómica entiende que se trata de una falta leve, y de mínimo de 3.000 euros si la infracción cometida es grave.

Sin espacios

El covid lleva meses condenándonos a una pena de privación de libertad. Primero con el confinamiento puro y duro y ahora con las restricciones, que dependen de la afectación del correspondiente concello. El avance de la pandemia obliga a las Administraciones a apretar las clavijas de la libertad de movimientos. Es una manera de luchar contra la expansión del coronavirus, ese bicho invisible que nos tiene secuestrados. La pelea es dura, pero no se le puede dejar espacios.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Catorce multas por saltarse el toque de queda y el cierre de Vimianzo