Carballo / La Voz

Después de 25 años de fiesta, a las fabas de Ponteceso el buen sabor ya se les supone, así que ayer en la carpa de A Trabe los comentarios sobre las excelencias del plato estrella eran menos que los que elogiaban las novedades introducidas en las bodas de plata de la celebración. La larga cola que en anteriores ediciones de la Feira das Fabas se formaba para recoger las cazuelas dio paso ayer a grupos de comensales cómodamente sentados e intercambiando sus tiques por los recipientes que iban repartiendo los organizadores. «Este formato é moito mellor que o de antes e ademais acaba coa discriminación que supoñía que aos políticos lles servisen nas mesas e o resto tivésemos que facer cola», explicaba un vecino tras haber catado ya su primera ración.

De hecho, ayer no solo no hubo colas, sino que fueron los políticos -con el alcalde Lois García Carballido a la cabeza- los que se encargaron, junto a otros voluntarios, se preparar y repartir las cazuelas de fabada. «Un pleno municipal de tres horas é máis duro que isto, pero o máis duro de todo é atopar cartos para facer as cousas», contaba, cazo en mano y convenientemente pertrechado con delantal y sonrisa, el regidor tras haber llenado ya varias decenas de cazuelas y poco antes de internarse con un carrito entre las mesas para proseguir con el reparto.

El grupo Os Farrapos amenizó la espera y los primeros compases de una comida que tuvo como aperitivo el tradicional concurso de habas: Carmen García (de Carballido), en la categoría de fabas do país; Pilar Eiroa (O Castro), en la de riñón; y María Luisa Andrade (Cardezo, Cabana), María Teresa Santos (Lestimoño) y Ramona Andrade (Tallo), en la de asturiana, fueron las productoras galardonadas este año y todas ellas recibieron de manos del edil José Manuel Pose Verdes sendos vales de descuento para los comercios locales.

De las más de 4.000 raciones preparadas apenas sobraron dos decenas -el alcalde hizo un llamamiento a media tarde a través de las redes sociales para que las familias interesadas pasasen a recogerlas- y los tres cocineros que habían comenzado a prepararlas a primera hora de la mañana -Josefa Amado, José Manuel Rama y Pablo Blanco- tuvieron también su reconocimiento: el Concello les regaló sendas estancias de fin de semana.

El éxito del nuevo formato animó al alcalde a anunciar ya un nuevo reto para el próximo año: conseguir la declaración de Festa de Interés Turístico Galego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Las Fabas se reinventan con éxito