La comisión de Laxe: «Durmimos unha hora ao día se temos sorte!»

Festas de Laxe | Tres jóvenes integran el equipo organizador de los festejos, que comienzan hoy


Carballo / La Voz

Jacobo Pose, Martín Paredes y Aarón Rodríguez llevan tiempo en la comisión de fiestas de su localidad, Laxe. Y eso que son bastante jóvenes, pues tienen entre 25 y 35 años. Lo hacen para colaborar con el pueblo, dicen, aunque ello les implique tener mucha menos vida: «Durmir durmimos unha hora ao día se temos sorte!», cuenta Jacobo, en referencia a las cuatro jornadas de celebración que comienzan hoy mismo, por la noche, con el Grupo Bomba y otra orquesta amenizando la verbena.

Aunque su trabajo se centra en estas jornadas, se extiende a todo el año: «O labor que máis custa é pedir donativos polas casas», a lo que añade: «Traballar a cantina dúas veces ao día, na sesión vermú e na verbena, tamén dá o seu traballo. Xa sempre vén xente botarnos unha man porque se non non damos abasto». Y es que ya lo dicen ellos: «Estamos baixo mínimos!». Compaginan esta tarea con sus trabajos, incluso durante los días de festejos y, aun así, no pierden la ilusión: «A verdade é que dá moito choio, pero a min sempre me levou idea organizar festas», cuenta entre risas Pose. Poco tiempo les queda a ellos para poder disfrutar algo las fiestas, aunque siempre encuentran un momento para escaquearse, confiesan. Eso si: «Sempre estás pendente de todo», comentan.

Sobre cómo llegaron a formar parte de la comitiva, explica Jacobo: «É cuestión de entrar, marchar, volver... No meu caso, ofrecinme a botarlle unha man a Martín e a Aarón, que xa estaban antes, para que puideran seguir».

¿Por qué ir a Laxe estos días? Él lo tiene claro: «Polo propio sitio no que se celebra o baile, nunha praza a carón da praia e do paseo marítimo, e polo Naufraxio, unha escenificación que emociona moito ao recordar ós mariñeiros falecidos». Esta última será el sábado. El resto de jornadas habrá música muy variada: «Intentamos, sempre, poñer actuacións que cubran os gusrtos de todo o mundo, aínda que sexa complicado, sobre todo por temas de presuposto», expresa. En este sentido, Pose destaca la presencia de DJ Sonic, por tercer año consecutivo.

La tradición de comer en los merenderos sigue muy activa

En Laxe son previsores. Los días de las fiestas son jornadas de llenos en los bares y restaurantes de la localidad. Eso, unido a que el municipio cuenta con hasta siete zonas de merenderos situados en distintos puntos, hace que desde años sea tradición comer con la familia o los amigos de merienda en el campo o en la playa. En general, si hace buen tiempo, es una costumbre que se realiza durante todo el verano, sobre todo, en los fines de semana.

El merendero situado al lado de la piscina municipal, en la entrada al núcleo urbano, es uno de los más concurridos. Justo enfrente, en el paseo marítimo, hay otro. Si se prefieren las alturas, el del Monte da Insua o el del faro de Punta Laxe son realmente privilegiados. Otras alternativas son los de los lugares de Matío, en la parroquia de Nande, o el de Mórdomo, en Traba.

«Despois, o plan é perfecto se das unha volta polo paseo marítimo», dice el alcalde popular, José Luís Pérez, que asegura que tanto mañana, día festivo, como el sábado, jornada en la que se lleva a cabo la procesión marítima, Laxe va a estar «petado».

La programación, jornada a jornada

Las fiestas arrancan hoy con el Grupo Bomba y Noche de Estrellas. Mañana le tocará a Xacobeo y Fénix animar las sesión vermú y la verbena. Además, actuará una banda de música. Ya el viernes, actuará la Pontevedra, en compañía de la Disco Móbil Impacto, DJ Sonic, Judith Cundíns y la Banda de Gaitas Maruxía de Laxe. La discoteca móvil repetirá el sábado, con nuevos acompañantes: DJ Federato, Marc Alonso, Gran Casino y una banda de música.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La comisión de Laxe: «Durmimos unha hora ao día se temos sorte!»