La fibra coloniza la Costa da Morte

Fibramar botó en Laxe un nuevo pesquero, que es el tercero en lo que va de año. En cartera tienen otros dos


Carballo / La Voz

En la Costa da Morte hay cuatro astilleros en funcionamiento, con distintos niveles de actividad, y uno en proyecto, en el espacio que ocupaba la antigua Roseva. Solo en el de Laxe, el Fibramar, fabrican pesqueros. El que se botó ayer es el tercero de este año. El Playa Blanca va para Suances, en Santander. Su propietario, Gabriel Sanmiguel Rebolledo, eligió a los hermanos Carracedo porque su barco anterior ya había sido fabricado en el astillero que puso en marcha el padre de los actuales propietarios.

Como en los casos anteriores, el traslado hasta el mar tuvo que realizarse en un transporte especial por las calles de Laxe, una operación en la que se ocuparon toda la mañana, pero que ya se empieza a ver como una costumbre en la localidad.

VÍDEO: Botadura del barco «Playa Blanca» fabricado en Fibramar La embarcación se va para Santander

La principal característica de los barcos que se hacen en Laxe es que el material que se emplea es la fibra y que todos están diseñados a partir del casco del José Alberto, un pesquero laxense de madera que está en la entrada del pueblo y que fue reparado por los hermanos a cambio de hacerse con el molde. Cuatro barcos han salido ya con esas hechuras y está en fabricación un quinto, para Fisterra. Además hay otros encargos para el 2018. Antes, Fibramar se dedicó a las embarcaciones de recreo y en el 2014 llegó a estar entre los 10 astilleros de España con más matriculaciones.

La fibra llegó para colonizar los puertos de la Costa da Morte y parece ser que Astilleros del Noroeste también utilizará este material para sus embarcaciones, aunque en este caso serán recreativas.

Los barcos de fibra están muy bien valorados por los pescadores, que los consideran seguros. También destacan el escaso mantenimiento que precisan. En contra tienen que son más complicados de desguazar porque pueden ser contaminantes. Aunque hace años que se fabrican, ahora hay más interés.

Solo reparaciones en Cabana y Malpica

En los astilleros tradicionales de Cabana hace ya mucho tiempo que no hacen más que reparaciones y desguaces. En junio estuvieron a tope para la puesta a punto de las embarcaciones de la zona realizadas en madera, muchas de ellas construidas en los talleres de los hermanos Suárez Taboada, que son los que más trabajan, o de O Baladiño. Los barcos de acero, de los que también hay en la zona, tienen su zona de reparaciones en el puerto de Malpica, donde trabaja uno de los empleados de la antigua Roseva, ya desaparecida. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La fibra coloniza la Costa da Morte