Juan José Vila: «Hai varios proxectos sobre a mesa»

ATLETAS DEL ATLÁNTICO | El entrenador de fútbol de Coristanco está pasando un tiempo en casa tras años sin parar por el mundo

fran r.
carballo / La Voz

Coristanco trajo al mundo a tres reliquias del fútbol que, precisamente, se comieron el mundo, y siguen haciéndolo. Las más jóvenes Angeliño, lateral izquierdo del Manchester City, y Rubén Martínez, portero del Osasuna. La más veterana, Juan José Vila, Juanjo (Carballo, 1962), mucho más que un entrenador de fútbol: técnico de análisis de Lotina, Emery, Karpin o Karanka, a parte de dirigir un máster de la Real Federación Española de Fútbol y dar charlas por todo el mundo. De hecho, la pasada semana tuvo dos citas en Colombia. Pero antes se pasó por Coristanco, el pueblo que lo vio crecer, con una misión muy importante. Fue el pregonero de la tradicional Festa da Pataca que ensalza el producto estrella de la localidad.

Tras pasar los últimos dos años y medio como segundo en el banquillo del Nottingham Forest de la Segunda División de Inglaterra, el experto en tácticas futbolísticas pasa un tiempo en Bergantiños meditando su futuro: «Levo os últimos anos traballando con Aitor Karanka e sempre hai proxectos. Agora hai varios encima da mesa, pero hai que escoller o adecuado». No obstante, como él cuenta, tiene otras muchas ocupaciones, como las conferencias en la universidad.

De todo esto habló en los micrófonos de Radio Voz Bergantiños, donde tanto tiempo pasó hace años como comentarista en las tertulias de fútbol. Como ya es costumbre para él, empezó explicando el hecho de nacer en Carballo y criarse en Coristanco: «Teño unha relación especial con Coristanco. Nacer nacín na vila da Milagrosa, en Carballo, pero dende moi pequeno fun para Coristanco porque meus pais eran de alí e tiñan casa alí. O que pasa é que a miña empresa tamén está en Carballo, e mais a miña vivenda». Su unión con el municipio coristanqués quedó reflejada en su pregón: «Recordo a primeira Festa da Pataca no colexio Xosé Pichel, onde estudabamos todos. Tamén lembro cando aos rapaces nos mandaban sacar as patacas do rego e encher os sacos. Era un día en familia, de felicidade».

Por motivos de trabajo, en pocas ediciones de la tradicional celebración pudo estar. No obstante, en esta si le coincidió bien y vino con mucho orgullo: «A todo o mundo lle gusta que se acorden dun, e máis aínda, se é na túa vila. Foi un honor para min». Pero en todo este tiempo por Rusia, entre otros países, las patatas de Coristanco siempre lo acompañaron, reveló en directo: «Cando estaba fóra mandábanme patacas. Poucas, pero suficientes, porque non atopaba ningunha que se achegara no seu sabor á da nosa terra». Juanjo presume de este producto agrícola por el mundo, donde asegura, Coristanco es conocido por su patata.

También el SD Coristanco, de Segunda Autonómica, sigue siendo su equipo. En él aprendió, entre los palos, a estudiar este deporte. Esté donde esté, asegura que sigue mirando los resultados de la Liga da Costa. Estuvo en otros conjuntos, también como técnico, como en el Bergantiños. Pero su etapa gloriosa en España fue como segundo entrenador del Deportivo, el Valencia y el Mallorca. Ahora, tras años ligado al fútbol inglés, compara ambos modelos en muchos aspectos, y en todos gana el sistema foráneo, según él, partiendo de que cambia «bastante» al tratarse de «culturas diferentes».

«Inglaterra é o berce do fútbol, chámanos os inventores. Tiven unha grata experiencia alí», comenzó explicando, a lo que añadió: «Víveno con moita intensidade. É unha cultura que se transmite de pais a fillos».

Una de las mayores diferencias, comenta, es que las personas están muy identificadas con el equipo de su ciudad: «Aquí repartímonos en dous conxuntos: o Barcelona e o Madrid. Alá é moi difícil que vexas a un neno de Nottingham coa camiseta do Chelsea ou do Manchester United».

Otro factor a tener en cuenta es la afición, apunta Juanjo: «A illa permite que haxa desprazamentos masivos de afeccionados polas curtas distancias de dúas horas en coche. Se aquí en España un equipo coma o Nottingham despraza entre tres e catro mil persoas nunha final, alí sucede en cada partido». En este sentido, también juegan un papel fundamental los horarios y las retransmisiones por televisión: «Os partidos teñen horarios adecuados que permiten o desprazamento en familia. Algo curioso é que cando hai partidos de Premier League non permiten a retransmisión doutros partidos. E cando xogan as categorías de afeccionados tampouco meten fútbol profesional, para que os afeccionados asistan».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Juan José Vila: «Hai varios proxectos sobre a mesa»