El naufragio del Salerno

Aquiles Garea

CORCUBIÓN

ARCHIVO DE AQUILES GAREA

Crónicas Atlánticas | Héroes comarcales lograron rescatar a la tripulación de un vapor que quedó incrustado en las rompientes de la isla Lobeira Chica

04 mar 2021 . Actualizado a las 08:15 h.

En febrero de 1912 los periódicos publicaban una noticia que ponía de manifiesto las duras condiciones que soportaban los técnicos de los faros de las costas españolas.

La información estaba relacionada con la ría de Corcubión y los fareros de la Isla Lobeira, donde prestaban sus servicios en unas durísimas condiciones, sobre todo en invierno.

El 11 de febrero el periódico La Época informaba de que aquellos torreros, entre los que estaba el corcubionés Constante Lamas Trillo, llevaban aislados 22 días y las provisiones que habían llevado estaban ya prácticamente agotadas (solían consistir en 50 libras de galletas, 30 gallinas, arroz, vino, agua y otras viandas, además de lo que cada uno llevaba de manera personal). De la reposición de víveres se encargaba un botero, que debido a los temporales, no había podido prestar su servicio.