Una avería deja sin agua a cientos de vecinos en la comarca de Fisterra

La empresa confía en restablecer hoy el servicio sin el que quedaron las zonas altas

.

cee / la voz

Una avería de la canalización general que abastece de agua a una parte importante de la comarca de Fisterra dejó ayer sin suministro o con muy escaso caudal a centenares de vecinos y negocios, sobre todo de Cee y Corcubión, aunque también hubo algunos casos en Fisterra.

Resulta difícil establecer una cifra exacta de afectados, porque el problema se sintió, sobre todo en las zonas más elevadas, mientras que en otros puntos situados prácticamente al nivel del mar, ni siquiera notaron la incidencia, más allá que por los comentarios y los avisos que emitieron los concellos.

El alcalde de Cee, Ramón Vigo, explicaba que él personalmente -vive a escasos metros del Concello- no se vio afectado y pudo ducharse con normalidad antes de ir al trabajo, cuando ya había recibido el aviso de la compañía, que transmitieron a los vecinos a través de las redes sociales. «Dixéronnos que podían tardar entre 24 e 48 horas en solucionalo, aínda que supoño que se porían no peor e finalmente non será tanto», señalaba Vigo a mediodía.

En Corcubión también se notó en las zonas más altas, mientras que en Quenxe, por ejemplo, hubo agua durante toda la jornada, al igual que en Fisterra, donde fueron Denle y San Martiño los núcleos afectados. De hecho, el Concello decidió no emitir aviso alguno para evitar alarmas y acopios innecesarios. Los técnicos encargados del suministro calcularon que las reservas del depósito, dentro de las pautas de consumo habitual, dan para dos días, con lo que confían en que el incidente esté solucionado antes de que se agoten.

Eso sí, los responsables de Augas Potables de Corcubión-Cee, la empresa gestora, le pidieron al Ayuntamiento que solucionasen ellos mismos si podían una pequeña avería que se produjo a consecuencia de las obras de saneamiento que se están llevando a cabo en el núcleo de la localidad. Los profesionales de la empresa tenían trabajo y mucho debajo del puente de Brens, donde se emplearon a fondo durante toda la jornada y seguían al cierre de esta edición. El problema fundamental, según le explicaron fuentes del servicio a los respectivos concellos es que la canalización principal que viene de O Ézaro -el agua se capta en el embalse de Santa Uxía- se rompió justo en una zona en la que pasa por debajo del cauce. Debido al caudal que lleva en esta época del año el río, las tareas se volvieron en extremo complicadas, hasta el punto de que los técnicos necesitaron echar mano de una excavadora y desviar parcialmente el río para poder trabajar.

Según explicaban desde la compañía, confían en tener la avería solucionada esta misma noche y que mañana por la mañana los vecinos se encuentren con el servicio plenamente restablecido. También señalaron que la afectación está siendo desigual dependiendo de las zonas, porque, en la medida de lo posible, utilizaron canalizaciones de suministro alternativas.

Eso sí, los teléfonos de algunos servicios públicos, como el de la Policía Local de Cee, no pararon de sonar durante toda la jornada. Eran sobre todo los propietarios de pequeños negocios, como bares, restaurantes o peluquerías los que querían saber cuándo iban a recuperar el servicio, porque les afecta directamente a la actividad. Los agentes, como es lógico, solo podían informarles de cuál era la situación y, en último caso, las posibilidades que tienen de reclamar.

«Notouse na forza, pero nós sen ela de todo non quedamos e puidemos traballar normal»

Los más preocupados por el incidente ayer eran los titulares de negocios que dependen directamente de este servicio para poder operar. Sin embargo, también en este sector la afectación fue desigual y se sintió, sobre todo en el municipio de Cee. «Notouse na forza, pero nós sen ela de todo non chegamos a quedar e puidemos traballar con normalidade», explicaba Rafa Fuentes, propietario de la taberna O Ribeiro de Corcubión, situada en pleno corazón del casco histórico. «Na casa, que eu vivo na zona de Quenxe, paréceme que xa houbo auga todo o día, polo menos agora mesmo haina», añadía el hostelero a media tarde.

Achaques

La supertraída también tiene sus achaques. Los años transcurren y las infraestructuras sufren el paso del tiempo. La red comarcal fue una conquista sin precedentes. Un proyecto comarcal ambicioso que parecía imposible de conseguir. Y la logró Pequeño. Ahora, con el tiempo, solo se advierten las averías. Sin embargo, fue una red de gran rendimiento y una gran solución. Igual los problemas empiezan ahora.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una avería deja sin agua a cientos de vecinos en la comarca de Fisterra