Electores de aquí y de allá


Las elecciones municipales ya están ahí al lado, y se repiten los tics de siempre. ¿Todos? No. Hay algunos que han desaparecido, como mirar a Suiza y a América en busca de papeletas. Ya no lo hubo en las anteriores, tras la reforma del voto exterior, y ahora, con las dificultades que supone, apenas tiene incidencia. Pero antes podía decidir alcaldías, como de hecho pasaba, y hasta obligar a repetir votaciones en una mesa, como ocurrió en Fisterra. Por no hablar de constantes viajes de candidatos: en ello podía irles el puesto.

Por tanto, ahora estos datos casi pasan inadvertidos, pero no deberían. Son el espejo de los vecinos que tenemos fuera. El censo electoral de residentes en el exterior (CERA) se actualiza cada mes, lo mismo que el interno, y en pocas semanas quedará cerrado el oficial para las votaciones de mayo. Digo que no deberían quedar inadvertidos porque explican, una vez más, que aquí cada vez somos menos. Los residentes en Bergantiños, Soneira y Fisterra, además de Cerceda, con derecho a voto, somos 94.601 personas. Hace seis años éramos 100.000, eso ya da una idea de cómo está la cosa. Pero es que los que viven en el extranjero mayores de 18 años son 33.527. Quinientos más que hace dos años, por ejemplo. Mucho me temo que, con esta progresión, habrá ya fuera la mitad de los que viven aquí. La gran mayoría están en América, y adquirieron la nacionalidad con posterioridad gracias a la ley que lo hizo posible para los descendientes, pero eso solo no explica un crecimiento tan continuo. Los éxodos de los últimos años, sí.

Si la incidencia de estos votos fuese como lo era antaño (que conste que se está reiniciando un debate político, aún silencioso, sobre este asunto) en Vimianzo estarían aún más atentos que antes: hay 4.009 residentes con opción a votar en el exterior y 6.206 en tierras soneiranas. En Zas, 2.023 electores viven fuera, y 4.035 son residentes. En Muxía, más aún: 2.269 ausentes y 4.097 presentes. En Laxe, el porcentajes es mayor: 1.610 fuera, y 2.648 aquí. No llegamos a los casos de algún municipio de Ourense que con más residentes en el extranjero que en casa, pero la cosa va por ahí. El municipio con mayor número es, obviamente, Carballo, pero en relación al total, su importancia es mucho menor: 5.235 frente a los 25.838 residentes.

Así que el panorama está claro: la población oficial de la Costa da Morte crece en el extranjero. Aquí tenemos mucha costa y mucha morte, pero pocos nacimientos que compensen.

Por Santi Garrido CIUDADANA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Electores de aquí y de allá