El mejor fin de semana del año en la Costa da Morte

Xosé Ameixeiras Lavandeira
X. Ameixeiras CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

Ferias como la de Paiosaco y Baio, bares, restaurantes y hoteles recuperaron el aliento en la comarca: así fue el puente de San José

25 mar 2021 . Actualizado a las 19:14 h.

«Sen dúbida foi a mellor fin de semana dende novembro»: así lo vivió el vicepresidente del Clúster de Turismo de Galicia y responsable del Semáforo de Fisterra, Jesús Picallo. De la misma opinión son dueños de restaurantes, bares y vendedores de la feria de Paiosaco, que pudieron recuperar el pulso tras la ampliación de los horarios de cierre a las 21 horas y la rebaja en las restricciones.

«Espectacular». Así calificaba el fin de semana Álvaro Rodríguez Caamaño, de A Lonxa de Álvaro de Muxía. Trabajó a dos turnos. Estaba muy satisfecho del puente de San José. Cree que «a xente tiña moita gana de saír». De la misma opinión es Jesús Picallo, quien apunta que «se vai collendo velocidade». Estos días se hicieron ya buenos tiques de consumo. Al llegar el buen tiempo, hay mayor animación y se producen reservas.

Carmen Pose, de A Torre de Laxe
Carmen Pose, de A Torre de Laxe Ana Garcia

No solo restaurantes y bares recuperaron la actividad y se vieron terrazas completas de aforo en la mayor parte de las localidades, sobre todo en las marineras. También los hoteles que abrieron, sobre todo aquellos que gozan de espacios a su alrededor para disfrutar del aire libre. Un ejemplo es el complejo de A Torre de Laxe. La primera respuesta de Carmen Pose sobre cómo le fue este puente dice: «A tope». Incluso tuvo que desviar clientes a otros establecimientos. Al mismo tiempo se muestra «sorprendida» por la demanda de clientes y eso que dispone de hospedajes diversos: habitaciones de hotel, casas y cabañas, alojamientos independientes y con espacios.

Idéntica es la respuesta en el Campamento Turístico Brandoñas (Zas), con casa de turismo rural, bungalós y área de autocaravana: todo lleno. «Moi ben e moi bo ambiente», decía ayer por la tarde José Manuel Rodríguez. Unas 150 personas hicieron uso de sus servicios durante el fin de semana. El embalse de A Fervenza está al lado y hay muchas oportunidades de relajación y esparcimiento. También en Mar de Ézaro estaban contentos con los resultados del fin de semana. Incluso de cara a Semana a Santa tienen ya muchas reservas, como ocurre en los otros establecimientos consultados. Incluso ya hay listas de espera. Igual situación vivieron en Cabañas de Fisterra. Son seis y todas estuvieron completas. En breve serán tres más y el complejo se ampliará a nueve. «Moi ben. Estivemos cheos», dice el responsable de las instalaciones.

Jesús Picallo valora de forma positiva la situación, aunque hay que tener en cuenta que, según apunta, muchos hosteleros van abriendo de forma gradual y sacando al personal de los ERTE con el fin de ir controlando la situación. «Xa non se trata de ter beneficios, trátase de cubrir gastos», razona.

Otro gran frente ayer fueron las ferias de Baio y Paiosaco (A Laracha). En la localidad soneirana hubo mucho ambiente, sobre todo en torno de las cervecerías y bares. En Paiosaco, los aparcamientos estaban llenos, incluso los de pago. Algunos automovilistas tardaron 20 minutos en cruzar la localidad. En la AC-552 había autos estacionados hasta a 600 o 700 metros del campo de la feria, lo que da una muestra de la concurrencia.

«Dende o Nadal non volvera á feira de Paiosaco»

Rosa Guimarey López viajó desde Herbón hasta Paiosaco (A Laracha), adonde va desde hace 30 años. «Dende o Nadal non volvera á feira», cuenta. Vende hortalizas y patatas, pero ahora hay poca mercancía, dice. «Houbo moito inverno», justifica. Visto lo visto «parece que a xente se anima un pouco». Ha hecho buena venta, aunque piensa que la gente «tiña moita necesidade de saír da casa». José Antonio Recarey Villar también comercializa hortalizas, y bien. «A xente estaba de non poder saír», comenta. No es lo mismo que cuando la hostelería está totalmente abierta, pero fue buena feria. María Josefa Vilariño, de Carballo, también estaba gozosa: «Na pandemia a xente puido vir pouco».

Como siempre

La Voz

La Costa da Morte es un espacio ideal para huir de aglomeraciones. Su litoral ofrece posibilidades de recorridos únicos, y sus ríos, todo un mundo por descubrir. La rebaja en las restricciones y la ampliación del horario llenó de esperanzas a hosteleros y profesionales del sector turístico. De todos modos, se quejan de la poca visión de los concellos para adecentar y señalizar rutas de senderismo y los grandes atractivos para el paseo y las visitas. Seguimos como siempre.

Seguir leyendo