Sección plumas con mando | La geología de la Costa da Morte

Escribe Manuel Regueiro, presidente del Colegio de Geólogos | Lo que se ve hoy es el resultado de procesos que duraron millones de años


Dice la Wikipedia que «la Costa de la Muerte (Costa da Morte oficialmente y en gallego) es una región costera del noroeste de la península ibérica, situada en la provincia de La Coruña (Galicia, España), que abarca desde Malpica hasta el cabo Finisterre», un espacio reducido quizás, apenas 62 km, pero cuyos secretos geológicos vamos a intentar revelar a continuación.

Las rocas que podemos ver hoy en la Costa da Morte son el resultado de una enorme y larga serie de procesos geológicos, algunos que han durado millones de años y otros que han durado solo miles de años. Por supuesto mucho más de lo que abarca la breve historia del hombre. Nada de lo que vemos hoy es lo que fue. Por eso los geólogos necesitamos explicar estos procesos con ese catalejo del tiempo que nos da la geología.

Pero empecemos por la geología que no vemos. La Costa da Morte tiene una plataforma continental sumergida desconocida para la mayoría, compuesta de este a oeste por una serie de franjas: una zona de 8 km de ancho de rocas como las que se ven en la costa y hasta una profundidad de unos 100 metros localmente cubierta por arenas, otra banda de unos 10-12 km de ancho de sedimentos recientes (arenas, limos y arcillas) hasta los 200-300 metros de profundidad, otra zona de 50 kilómetros de ancho donde aflora en los fondos marinos y entre sedimentos cuaternarios el Cretácico Inferior, compuesto por calizas, dolomías margas arenas y lutitas formadas en otro mar de hace 110 millones de años. En esta banda y a los 35 kilómetros de la costa hay un abrupto talud de 700 metros de caída hasta los 1000 metros de profundidad y en el que se encajan los cañones submarinos de Laxe, Valle Inclán y Muxía. Más allá, a 80 km de la costa y a casi 5.000 metros de profundidad aparecen calizas, dolomías, margas y areniscas del Jurásico (sedimentadas en un mar de hace 145 millones de años). Es en esos sedimentos donde habría que buscar los restos de los habitantes de la Galicia mesozoica, ya que no hay rocas de estas edades en la Galicia continental, como consecuencia del rejuvenecimiento del relieve gallego que causó la orogenia (formación de montañas) Alpina (que empezó hace 65 millones de años), destruyendo por erosión los posibles restos que de estos mares quedaran sobre el continente. Estas rocas son el recuerdo de un micro continente llamado Iberia, que en el Mesozoico estuvo rodeado de mares someros en un clima tropical.

En tierra, las rocas que vemos hoy en la Costa da Marte son mucho más antiguas, pertenecen a una cordillera llamada Varisca que se formó en una orogenia consecuencia de la colisión de diferentes supercontinentes paleozoicos: Gondwana, Laurentia y Báltica, algo que ocurrió es entre finales del Devónico (hace unos 380 millones de años) y mediados del Pérmico (unos 280 millones de años), durando la friolera de unos 100 millones de años.

Estas rocas se agrupan en dos zonas muy claras: una franja de unos 10 kilómetros de ancho que va desde Malpica hasta Tui formando un arco NE-SO, que los geólogos hemos llamado, muy adecuadamente Unidad de Malpica a Tui (UMT) compuesta por rocas metamórficas, y otra franja costera que es la verdadera Costa da Morte desde Malpica a Finisterre, compuesta por rocas ígneas, es decir rocas que fueron magmas fundidos y ascendieron atravesando las rocas metamórficas que estaban por encima.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Sección plumas con mando | La geología de la Costa da Morte