Rebajas


Sin duda, uno de los pilares del sistema capitalista es incentivar el consumo y dentro de esa línea una de las estrategias que hoy se asocian al mismo es la de las rebajas. Una práctica que, como casi todo en el capitalismo moderno, tuvo su origen en Estados Unidos. Fue en la Gran Depresión cuando un visionario, Fred Lazarus Jr., que había conseguido unir a varias empresas en un grupo empresarial (todavía existe, aunque con el nombre de Macy´s), decidió que era más rentable liquidar stocks de temporada que almacenar los excedentes. Este gurú del consumismo también fue el que puso en práctica la venta a crédito.

En Europa, pese a que criticamos a los chinos por lo mismo, nos invade un no se qué por replicar cuanto se cuece en la olla del Tío Sam y en pocos años manejábamos el asunto con soltura. En España le debemos la graduación de la criatura al El Corte Inglés y a Galerías Preciados, cuyos dueños, también visionarios, curiosamente bebieron de la misma fuente: los almacenes El Encanto de La Habana.

Pero vayamos al asunto que me traía. Las rebajas a día de hoy las hay casi todo el año, de una u otra forma; sin contar liquidaciones, ferias de oportunidades, etcétera. En ellas se llegan a aplicar descuentos de hasta el setenta por ciento. Por ser algo consolidado y habitual, entiendo que aún con esa rebaja es rentable para quien lo vende. Con lo cual siempre me asalta la duda de si me están timando cuando compro en período normal. O si se hacen determinados artículos con ese fin. O cuál es el margen bruto cuando me vendan a cien euros lo que después me venderán por treinta. Una que es así de resabida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Rebajas