Quiénes somos, de dónde venimos


El domingo, como estaba previsto, regresamos a Segunda División. Apareció Messi, nos clavó tres goles y se acabó la película que se había montado Seedorf de que aún había esperanza y no sé qué más. Espero que el psiquiatra me recete algún día las mismas pastillas que toma este tipo, porque la sensación debe de ser gloriosa. Algunos deportivistas de última hora -de esos que se arrimaron a la tribuna cuando todo eran victorias y alegrías- se rasgan ahora las vestiduras, se cubren el rostro de ceniza e invocan a todos los santos del cielo como si la tierra se hubiese abierto bajo nuestros pies.

A estos deportivistas de aluvión, a estos chicos de morro fino que solo quieren trofeos en las vitrinas e ir el domingo por la tarde a aplaudir a sus estrellas, habrá que recordarles, como cantaban nuestros vecinos sureños Siniestro Total, quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos.

Los que nacimos en 1971, por no ir más allá, no nos acordamos de que el equipo jugó en Tercera en 1974-75 porque éramos demasiado pequeños. Pero sí recordamos que en junio de 1991 dos goles de Stoja al Murcia nos enviaron, por primera vez en nuestra existencia, a Primera. Solo dos campañas después estuvimos a punto de ganar la Liga (el maldito penalti de Djukic, sí) y un año más tarde nos vengamos del Valencia conquistando el primero de nuestros seis títulos oficiales: la Copa del Rey de 1995.

Pero antes de todo eso, entre 1973 y 1991, algunos nos pasamos media vida en Segunda y aprendimos a lamernos las heridas con dignidad. Incluso vimos al Dépor en Segunda B, en la temporada 1980-81. Y no fuimos a arrojarnos al Atlántico desde la Rotonda. Porque ser del Dépor es ganar la Liga con Djalminha y Fran, sí, pero también resistir en Segunda con Jon Aspiazu -ahora segundo de Valverde en el Barça- repartiendo juego en el medio del campo y Arsenio, nuestro Arsenio de los malos y los buenos tiempos, inquieto en el banquillo.

Resulta difícil de explicar a los que se creen que la vida es buena, bonita y barata. Pero hubo un tiempo no tan lejano en que lo que se celebraba no era el Centenariazo (Glory Days), sino simplemente no bajar a Segunda B. La épica consistía en eso. Sucedió el 22 de mayo de 1988 y el Dépor, el inminente Superdépor, estaba al borde del abismo de caer a Segunda B. Jugábamos en Riazor contra el Santander. El gol no llegaba. Probablemente aquel descenso al infierno habría llevado al Deportivo a su extinción. Pero entonces, minuto 92, llegó Vicente y metió el famoso Gol de Vicente y el equipo se salvó. Y se celebró como si hubiésemos ganado la Liga que luego ganamos.

Porque ser del Dépor consiste justo en eso, en sufrir, subir y bajar, ganar y perder, pero siempre con clase, hay que recordar a algunos exquisitos quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos. Volveremos.

Por crÓNICAs Coruñesas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Quiénes somos, de dónde venimos