«Debemos aprender a convivir con el estrés porque no es ajeno a nosotros»

Una correcta respiración y alimentación pueden ayudar a liberar la ansiedad, indica Dulcina Gómez, presidenta de la Asociación Bienestar Natural y Social


Santiago / la voz

Técnicas para liberar o estrés e a ansiedade. Con este título, Dulcina Gómez, presidenta de la Asociación Bienestar Natural y Social, impartió ayer una charla en el Espazo +60 de Afundación. En ella abordó la educación emocional, la resolución de conflictos y las técnicas de relajación.

-¿Hay herramientas para reducir el estrés?

-Siempre las hubo y las sigue habiendo. Una de las herramientas fundamentales es la respiración, que nos ayuda en todo momento a relajar nuestro ser.

-¿Cómo controlar algo tan inconsciente e involuntario como la respiración?

-La técnica es precisamente aprender a respirar conscientemente. Cuando aprendemos a hacerlo realizamos un movimiento que hace que la ansiedad, el estrés e incluso el agotamiento se vayan reduciendo. Y es que la respiración es el oxígeno que entra en nuestros pulmones, en nuestra sangre y en nuestras células, y según el ritmo con el que respiremos ralentizaremos la circulación sanguínea, los latidos de corazón... Somos un conjunto en el que intervienen la respiración, la alimentación, y en función de cómo reaccionamos a las emociones de alguna manera podemos eliminar o al menos controlar el estrés y la ansiedad.

-¿Con una alimentación correcta y una respiración controlada podríamos reducir algo los niveles de estrés?

-Sí, porque muchas enfermedades tienen un origen psicosomático. También tenemos que darnos cuenta de que el estrés no es nada ajeno a nosotros, puede estar producido por la contaminación, por problemas familiares, de trabajo, pero sobre todo debemos destacar que no es ajeno.

-¿Tenemos entonces que aprender a convivir con él?

-Sí. Tenemos que aprender a convivir con el estrés porque no es ajeno a nosotros y hay de hecho lo que llamamos un estrés bueno. El estrés bueno es esa parte que el organismo necesita activar para llevar a cabo acciones importantes. Se trata de un conjunto de reacciones fisiológicas que experimenta el organismo de forma momentánea, y en estos casos no habría peligro. El problema es cuando uno no consigue su objetivo, sigue estresado, y sobre todo cuando el cuerpo empieza a somatizarlo a través de distintas enfermedades.

«Hay alimentos que nos ayudan a estar menos agresivos y cansados, como el aguacate»

Sigue la Presidenta de la Asociación Bienestar Natural y Social: «A veces son patologías de la piel, del aparato locomotor, respiratorias, endocrinas, nerviosas, e incluso disfunciones sexuales. ¿Y qué podemos hacer? Si notamos que nuestro organismo se alarma, porque el cuerpo siempre nos avisa, debemos empezar a observar, ver qué estamos haciendo con una sobrecarga profunda para que el cuerpo me avise de que algo está yendo mal. Por ejemplo, hay alimentos que nos van a ayudar a estar menos agresivos y cansados, como el aguacate, el salmón y los pescados azules, los cítricos o los espárragos»

-¿A qué edad es importante concienciarse con el estrés?

-Es importante a todas las edades, pero bien es cierto que cuando somos mayores nuestro cuerpo tiene menos defensas. La parte fisiológica en la tercera edad está menos activa para hacer frente a una situación de estrés, por lo que hay que potenciar más la alimentación y otros aspectos. Es muy importante también la educación emocional, la capacidad de percibir las emociones de forma precisa e impedir que nos hagan daño o las somaticemos antes de lo necesario.

-¿Priorizar las emociones?

-Exactamente. Sobre todo, saber educar la forma en la que reaccionamos a cada emoción. Todo esto nos va a ayudar a estar más sanos, ya que el organismo no necesitara entrar en un estado de defensa creyendo que hay una agresión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Debemos aprender a convivir con el estrés porque no es ajeno a nosotros»