Sin pérdida hasta el castro de Borneiro

Una excursión de estudiantes inauguró ayer las mejoras acometidas en el paraje


Carballo / la voz

El castro A Cidá de Borneiro, en Cabana, uno de los puntos más visitados en este municipio, tiene ahora sus dos accesos bien acondicionados. El de arriba, por una de las entradas al monte, disponía ya desde finales del 2015 de una pasarela que facilitaba la llegada de personas con movilidad reducida, si bien el de abajo, por el lado leste, entrando desde el párking y pasando al lado del Rego dos Muíños, se había quedado algo «coxo» debido a su estado. Desde estos días, no obstante, resulta mucho más fácil transitar por él, tras las últimas obras acometidas y recién terminadas.

Los adoquines llegan hasta el aparcamiento -que es donde quedan la mayoría de los coches y, también autobuses de excursiones, utilizando esta entrada-, se ha arreglado y estabilizado el firme -mitigando lo resbaladizo del terreno de la pista forestal, sobre todo en época de lluvias, hojas y barro- y se han instalado 35 escalones, en tanto que no era factible, dado el desnivel, hacer también accesible esta entrada con rampas. Arkaios, bajo la dirección de Manuel Lestón, se ha encargado del control arqueológico para llevar a cabo los trabajos, según explica Ángel Eiroa, guía en el castro, quien considera que, ahora, A Cidá «xa non ten pérdida». Estudiantes y docentes del instituto David Buján de Cambre, así como alumnos de la República Checa que están participando en un intercambio con ellos, fueron ayer los primeros en inaugurar estos nuevos accesos, un proyecto con un presupuesto de 50.443 euros que, finalmente, fue adjudicado por 44.932. La Xunta, a través de una subvención, aportó el 75 %, 37.500 y, el resto, el Concello.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Sin pérdida hasta el castro de Borneiro