ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Cicatrices

Emilio Sanmamed
Emilio Sanmamed LIJA Y TERCIOPELO

CARBALLO

29 sep 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando era joven e ingenuo estaba muy influenciado por las Rimas de Bécquer y las series de adolescentes americanos. Creía en la pureza del amor y, por tanto, me pisotearon el corazón con tacones de aguja en múltiples ocasiones. Quise a quien no me quería, quise a quien no lo merecía, redacté cartas de amor cincelando mi ortografía con el mimo de Miguel Ángel al esculpir los genitales del David, escribí poemas tan empalagosos que harían vomitar a Laura Pausini y lloré como Lydia Lozano.

Ahora, con la lucidez que me da la edad, me sonrojo al recordar lo ridículo y absurdo de alguna de mis acciones amorosas. Con 14 años recuerdo una vez en la que saqué las bolsas de basura de un contenedor y las alineé en forma de corazón en la calle para que mi, por aquel entonces, amada saliera por la ventana a ver la silueta de mi afecto. Todo salió mal porque llegó su padre con el coche y tuve que huir de allí pitando.

No voy a utilizar excusas hormonales. Fui un imbécil al creer que aquellos mentirosos ojos bellísimos se conmoverían con un acto tan macarra. No fue así, este gesto y el hecho de que soy guapo de cara (cara a la pared) la alejaron a ella (y a su padre) de mí.