Mucho que hablar


El monte es una bendición y un problema. Tiempo atrás era el banco de los labradores. Los sistemas implantados para su explotación fueron de todo menos racionales. Los monocultivos se expandieron y el ganado fue retirado. Así llegaron los incendios, la pérdida de rentabilidad y el abandono actual. El monte necesita una reformulación. Ha de beneficiar a los propietarios y a toda la sociedad, pero para eso hay mucho que hablar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Mucho que hablar