Abarrote festivo en la comarca

Ángel Palmou Cibeira
Á. Palmou CARBALLO / LA VOZ

CARBALLO

J. M. CASAL

Las convocatorias celebradas por toda la Costa da Morte reunieron a miles de personas

08 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

La Costa da Morte se recuperaba ayer de la resaca de un fin de semana intenso y prolífico en propuestas lúdicas por las que pasaron miles de personas. El festival Freelive, celebrado en Cerceda, fue la cita más multitudinaria al reunir a más 12.000 espectadores entre sus dos jornadas de actuaciones. Pero otras convocatorias como el Asalto ao Castelo de Vimianzo no le fueron muy a la zaga. Los irmandiños plantaron cara no solo a la tiranía sino también a la lluvia convirtiendo la noche del sábado en una gran fiesta aderezada, antes y después de la escenificación, por actuaciones musicales. Hasta el veterano Pazos de Merexo se sumó para actuar con Kepa Junkera, mientras que los gaiteiros de Buxantes y las pandereteiras Taín, de Baio, hicieron lo propio con Susana Seivane y Samarúas.

El domingo, y con el sol tomando el relevo de las nubes, miles de persona pasaron durante toda la mañana por Paiosaco para disfrutar de uno de los mercados más señalados del año, la Feira das Cereixas, y adquirir los sabrosos frutos traídos mayoritariamente desde el Bierzo y el valle del Jerte. Simultáneamente, en el circuito de Bértoa (Carballo) centenares de personas asistían a una emocionante competición de autocrós.

El calendario de fiestas parroquiales fue también generoso en propuestas. Tines, (Vimianzo) Serantes (Laxe), A Ponte do Porto, Oca (Coristanco), Ardaña (Carballo) y Cerqueda (Malpica) son algunos de los lugares en los que pudieron disfrutar de misas, música y baile. En algunos casos, como Coucieiro (Muxía), los asistentes contemplaron además la Danza de Arcos. Pese a ser víspera de día laborables, en la mayoría de estos lugares no renunciaron tampoco a despedir los actos el domingo con una última noche de verbena.