Destrozan un bar carballés para robar el dinero de la tragaperras

Los ladrones accedieron al local realizando un agujero en el techo

Carmen Rey muestra el lugar por el que entraron los cacos.
Carmen Rey muestra el lugar por el que entraron los cacos.

El bodegón O Pescador, en la Gran Vía de Carballo, sufrió cuantiosos desperfectos por culpa de unos ladrones que en la noche de ayer entraron en el local y se llevaron la recaudación de la tragaperras. Fue la propietaria del establecimiento, Carmen Rey Rey, la que se encontró con este panorama al abrir el establecimiento a las ocho de la mañana.

Los cacos accedieron por la parte posterior. Hicieron un agujero en la techumbre, rompieron las uralitas, el aislante y el falso techo. También destrozaron una tubería del agua, inundando el establecimiento. Posteriormente, rompieron una puerta que separa la parte delantera del local de la trasera, en la que hay mesas, sillas y un área con juegos infantiles. Por último, los ladrones reventaron la máquina tragaperras, se llevaron el cajetín con la recaudación y volvieron a salir por donde entraron.

«Sabían a lo que iban», comentaba ayer una emocionada y resignada Carmen Rey, quien añadió: «No se llevaron un portátil que había encima de una de las mesas, pero dejaron todo completamente destrozado» Los cacos tampoco se llevaron ninguna de las 20 radios antiguas existentes en las estanterías, algunas de gran valor.

La propietaria estaba ayer limpiando el suelo, anegado de agua, y tratando de volver a la normalidad. Aunque eso sí, apuntó que los desperfectos son «cuantiosos».

Carmen Rey insistió en que los ladrones sabían cómo tenían que actuar: «Fueron a lo que fueron y sabían cómo conseguirlo». Los cacos también entraron en una vivienda próxima al bodegón O Pescador aunque se desconoce si se llevaron algo de valor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Destrozan un bar carballés para robar el dinero de la tragaperras